miércoles, 15 de noviembre de 2017

¡Hago lo que Quiero!

Escucho en la COPE, que Isabel Sartorius y Cesar hacen oficial su relación. ¡Bastantes cojones me importa! Pero me quedo con un detalle. La intelectual de turno que cuenta la supuesta noticia, añade que ella, refiriéndose a la novia, está muy delgada y por tanto muy guapa.  ¿Se puede ser más gilipollas? ¿No se puede ser gorda y guapa? La respuesta es un doble no, porque todo son parámetros establecidos.

¿Cuántas cosas hacemos por obligación? Sobra ennumerarlas. Tengo que dormir, comer y juntarme con mis amigos para tomarme una cerveza. Me obligo a ver cualquier programa de televisión y por supuesto tengo que generar cien reuniones de trabajo y atender un montón de obligaciones.

Muchos de los quehaceres son voluntarios y se hacen de buen grado. Otros en cambio, vienen dados por obligaciones adquiridas, que no se  aproximan nada a nuestros verdaderos deseos. 

El ser humano es tan sumamente absurdo, que en su gran mayoría y diga lo que diga, quien lo diga, vive para cubrir un expediente, artificial en la mayoría de los casos y que sistemáticamente le aparta de la verdadera felicidad.

La sociedad  nos marca la forma de vida. Tengo que comer sin hambre o en mi caso, lo que es todavía peor, tengo que dejar de comer con hambre. La hora del aperitivo es la estipulada y tengo que ir a dormir cuando anochece, como si fueramos autómatas rigurosamente adaptados a un sistema de medida y funcionamiento del que es imposible salir.

Después de casi 50 días, en los que he comido mínimamente los últimos cuatro o cinco, he demostrado que es mentira la creencia de que si no como me muero. He puesto en tela de juicio esa afirmación que hacen a los donantes de sangre, que dice que tienes que ir bien comido, para evitar caerte redondo. Me sacaron medio litro de sangre, después de 37 días de ayuno total. He demostrado que no necesito medicación para trasladar mi presión arterial de 170/110 a 110/70 y así sucesivamente he conseguido cambiar una realidad que no es tal, a parámetros verdaderos, probados y al alcance de cualquiera.

Soy capaz de hacer lo que quiero y de renunciar a cualquier cosa, por muy arraigada que esté a mi vida. Dejar de fumar, de beber o incluso de comer. Puedo renunciar a las emociones o multiplicarlas por diez.  Puedo ser autónomo o crearme las necesidades que quiera.  ¡Hoy lo tengo claro! ¿Quién da más?


domingo, 5 de noviembre de 2017

Ayuno Total - Otra Vez Llegó Pitágoras (40 Días)




Cuando quedan poco más de 24 horas, para cumplir la segunda cuarentena completa de ayuno de este año, me voy a tomar la licencia de celebrarla con un texto, que por razones logísticas, adelanto a la noche de hoy.

En primer lugar quiero dar una vez más las gracias a la mayoría de la gente que me rodea y que también han contribuido ha llegar aquí. ¡Gracias por tratar de entenderme y apoyarme!

En segundo lugar, hay algo que quiero explicar y que es muy importante para mi. ¿Por qué hago un seguimiento prácticamente diario a través de las redes sociales, del proceso de ayuno que estoy llevando? La respuesta es fácil. Necesito hacerlo para motivarme, pues en contra de lo que puede parecer, no soy una persona mentalmente fuerte en relación a lo que significa dejar de comer voluntariamente. ¡Me gusta comer! Creo que contar las cosas y conseguir que la gente que me quiere este pendiente de hasta donde voy a llegar, de que pasará el día siguiente o de como me siento, me hace más fuerte y me genera una deuda que día a día os voy pagando en forma de ayuno.

Mañana llegaré al cuadragésimo y con él se cumplirá la primera parte del reto que en este proceso me propuse y que no era otro, que igualar el máximo anterior. Ha sido duro y sobre todo cansado y aburrido. Esta ha sido una cuarentena diferente a la que hice del 3 de marzo al 13 de abril y sobre todo estos ocho últimos días han sido los más complicados de los tres procesos, incluido el que realicé por un periodo de 28 días, en marzo del año pasado. ¿Por qué?

El pasado sábado 28 de octubre, a la hora en que acababa de cumplirse el trigésimo primer día sin comer, me vi en una situación muy complicada y con un compromiso social, en el que tuve que cenar.

Me encontraba en el Restaurante Solana, en la presentación cántabra del la biografía de Paco. Lo tenía todo planeado y la intención era dar un paseo de dos horas, mientras los madridistas de la Peña de Ampuero cenaban con el protagonista de la noche. Era tarde, hacía frío y la Estrella Michelín conseguida por Ignacio, se encontraba a unos cuantos kilómetros de la localidad. ¡No me podía ir! 

Eso y el respeto que merecía la gente que nos acompañaba, me hizo pensar en acabar con todo allí mismo, me mentalice y cené. Eran más de treinta días y podía estar contento conmigo mismo, pero no fue así. A la mañana siguiente me levanté dispuesto a continuar, añadiendo la experiencia que significaba el parón de la noche anterior.

El día 29 pasó sin pena ni gloria y yo me encontraba fuerte, pero ¡Ay de mi! al llegar la misma hora en que había comido el día anterior, todo se vino abajo. Dolor de cabeza, sudoración, nerviosismo y sobre todo mucho dolor de estómago, se convirtieron durante horas en una tortura. Pero eso no era lo peor, ya que descubrí lo que imagino se podría denominar, síndrome de abstinencia. Lo pasé demasiado mal como para seguir, pero todavía no se como, conseguí dormirme y despertarme a la mañana siguiente, otra vez dispuesto a llegar hasta el día de hoy.

¿Acabó ahí todo lo malo? No. Hasta el día de hoy, todas las noches y a la misma hora se ha producido el mismo hecho y aunque con los días se ha ido mitigando la intensidad, hasta ahora y en este mismo momento, lo estoy pasando mal. ¡Muy mal! 

El día 27 de octubre, me levanté con un peso de 103 kilos y en estos momentos, despúes de perder 17, me encuentro en 86. La glicemia está en 85 y la presión arterial en 120/80. Hace dos días fui a donar sangre al Hospital de Torrejón de Ardoz y la hemoglobina se encontraba en 165 gramos por litro. Expongo estos datos, porque mi presión en estado normal y sin medicación se sitúa en 170/110 y las últimas tomas que me hice de glicemia en ayunas, estaban cercanas a 130. 

Mañana volveré a ser Pitágoras, Galeno, Sócrates, Platón o Hipócrates. 40 días - Proceso anterior
Los he vuelto a emular y aunque pueda parecer una tontería, me gusta pensar en ello. Tengo que decir, que la primera vez que alguien me planteó que dejando de comer conseguiría considerables mejoras en mi mente y mi cuerpo, me lo tomé como algo lejos de mis posibilidades. Es más, estando en el tercer ciclo de esta locura, todavía hay momentos que me pregunto lo mismo que toda la gente normal. ¿Cuándo me voy a desmayar? A los treinta y nueve días, el síncope no termina de llegar.

¿Por qué hago esto? El 24 de febrero escribí parte de los motivos que me llevan a estos puntos. Son pocas las personas que me conocen, pero con aquel texto me abrí un poco a los demás y quedó ahí para mi pobre historia. A disposición del lector.

Hay otro motivo por el que hago público todo esto. Confío en la medicina tradicional y soy una persona con una vida, que más por desgracia que por suerte no es la que podríamos considerar más o menos normal. Estoy totalmente seguro, de que la medicina además de la suerte, me ha salvado la vida en más de una ocasión. Pero desde el mismo momento que conseguí por primera vez llegar a los cuatro o cinco días sin comer, se me empezaron a pasar por la cabeza muchas cosas. ¿Qué se puede pensar después de 1000 horas de ayuno total? Cada uno que saque sus conclusiones, porque lo que tendría que escribir aquí, iría en contra de todo lo que nos han contado.

Quiero despedirme, diciendo que voy a seguir sin comer y que no me preocupa el número de días que todavía podré contar. Y también quiero que sepáis que estoy a vuestra disposición, como un ejemplo de que en esta vida no se puede descartar nada y sobre todo y lo que es mucho más importante. El ser humano esta diseñado para poder con todo lo que se proponga. ¡Nunca lo olvidéis!

Resultado de imagen de la mente


viernes, 3 de noviembre de 2017

Tribu Independentista y 155. Cárcel de Albolote

Las consecuencias  de la aplicación del artículo 155, ha dado con los huesos de unos cuantos políticos traidores a España en la cárcel. La justicia, aunque lenta, ha funcionado y por otra parte, el gobierno solo ha aprobado la asignatura que se le planteó hace unos meses.

Que un político entre en prisión, es un  hecho significativo que debería abrir un camino para entender las heridas que se producen a diario en las actuales democracias. La razón de ser de nuestros representantes votados en elecciones legales, es la de gestionar lo mejor posible los intereses del país.

Pero la confusión que muchos de ellos tienen, les ha convertido en prepotentes y codiciosos personajes, con miras puestas solo en ellos mismos. Así pues, cuando el político delinque, la administración le encarcela, pero las consecuencias para el país son más graves de lo que parece.

Cuando la rama de un árbol se rompe, el árbol sufre. Pero la rama que se ha roto se muere. ¿Qué consecuencias traerá para España el conflicto catalán? ¿Y para Cataluña?

El ser humano es tonto por naturaleza y tiene la capacidad de pensar con cualquier parte de su cuerpo, antes que con la cabeza. Desde ese razonamiento, creo que los rebeldes catalanes no han valorado lo que pasará ese “su país” tan querido por ellos. Pero de momento tienen que saber que en menos de dos años, el paro se multiplicará casi por tres y seguramente la recesión será un hecho, no solo en las tierras de los honorables, sino en toda la nación.

Pensando con cualquier apéndice de mi cuerpo, soy capaz de entender que el catalán de clase media independiente y traidor a su país, no quiere que sus hijos pasen a engrosar las largas listas de desempleo y que valorará si es Papa Estado o Mama Generalidad, quien cuida de él.

Pero… ¿Y la verdadera asignatura pendiente del Gobierno Central? ¿Está solucionando el conflicto? ¿Es pan para hoy y hambre como la que estoy pasando yo, para mañana? ¿Está correctamente aplicado el artículo 155?

Son muchas las preguntas que nos podemos hacer. Y la lógica dice, que aunque aplicada la ley y que aunque los primeros secesionistas estén en la cárcel, el gobierno solo ha realizado parte del trabajo. 

¿Por qué los jóvenes catalanes son tejido independentista? El artículo 155 se ha dejado trabajo sin hacer y dado que el presente no se puede cambiar, deberíamos de pensar en que hacer, para que dentro de 20 o 30 años, hayamos conseguido extinguir esta especie de animal secesionista y carne de presidio que tanto daño hace en la sociedad.

¿Es un error unas elecciones anticipadas tan cercanas? En mi opinión creo que es indiferente. Pero lo que si es importante es que se produzcan cambios a nivel de educación y propaganda. Hay que abolir los engendros mediáticos que se gastan el dinero público en ese fundamentalismo, más cerca del terrorismo islámico que del delincuente común.  Y por supuesto, no queda otra que cambiar de signo las competencias en educación y respetar a  nuestros niños. Si actuamos en ese camino, será incluso innecesaria la ilegalización de enfermos y radicales  partidos de izquierdas, que campan a sus anchas por los parlamentos, con el único fin de arrasar nuestro país. 

Ayer ingresó en prisión la primera remesa de vesánicos personajes pasados de moda y por mis cuentas quedan otras tres. Así que, no queda nada más que Instituciones Penitenciarías, vaya haciendo huecos y si todavía alguien me  hace caso, abogo por que se habilite algún espacio en la mismísima cárcel de Albolote.

Resultado de imagen de carcel de albolote

jueves, 2 de noviembre de 2017

Cárcel Para el Independentismo Catalán

Imagen relacionada
Centro Penitenciario Madrid VII Estremera

Escribir estos días es bastante absurdo, pues lo que toca es hacerlo sobre el conflicto que cuatro chalados independentistas han organizado en Cataluña. Todo lo que se pueda opinar, ya está opinado y se corre el riesgo de ser pesado y repetitivo, así que como tengo que escribir hoy, antes de que acabe el día, he decidido hacerlo sobre el conflicto que cuatro chalados  independentistas han organizado en Cataluña.  ¿Por qué voy a ser el menos ridículo de todos?

Cárcel para Oriol Junqueras y ocho ex consejeros catalanes por rebelión.  Esta esperada y lógica noticia tiene algún matiz que es importante volver a recordar. La Rebelión es el peor delito que se puede cometer, cuando hablamos de la rama de los delitos que a solo cuatro imbéciles, se les puede ocurrir cometer.

Lo anecdótico de esta historia es que el principal responsable de este hecho, que por tanto coincide con el que tenía que haber sido primero en ser condenado a prisión incondicional  sin fianza, se encuentra en un país de su elección, que por si no lo sabe, es el peor que podía haber elegido para esconderse. Y esta decisión, ha contribuido a que la jueza de turno haya valorado más si cabe, esa posibilidad que tenía de encarcelar a los teóricos lugartenientes de ese responsable, que no es otro que Puigdemont.

Ingresar en prisión es un hecho excepcional, que dicta un juez con el fin de proteger a la sociedad de un elemento en cuestión. También se hace como castigo a un acto que esta fuera de la norma. Pero lo más curioso de todo, es el cambio que de mentalidad tan brusco que el reo en cuestión tiene que hacer, para poder seguir viviendo al día siguiente. Privar a una persona de su cotidiana libertad, no es moco de pavo.

Imaginemos a Oriol Junqueras o a cualquiera de los Turull, Borràs, Forn, Romeva, etc. y pongámonos en su lugar por unos instantes. Lo primero que pensaríamos es que esto es un mal trago político y que todo pasará en un par de días, cuando alguien entre en razón. Lo segundo, será acordarnos del día en que su Presidente y amigo Puigdemont, no leyó el discurso que tenía escrito, para dejar la independencia a un lado a través de la posibilidad que PP y PSOE le habilitaron para convocar elecciones anticipadas.  Y así sucesivamente, revivirán una y otra vez los hechos ocurridos en estos últimos meses, maldiciendo hasta la saciedad el momento en que se dedicaron a la política independentista.

Pasados los primeros días, empezarán a darse cuenta de que esto no es un juego y que en la democracia que ellos imaginaban, no vale todo.

Han tenido suerte, pues han sido repartidos entre los centros penitenciarios de Estremera y Meco. Hay que saber que no es lo mismo Soto del Real que Estremera, ni Albolote o Texeiro que Meco. Esta cuestión es muy importante, pues en mi opinión no volverán a ver la luz en unos cuantos años y llegado el momento, si no son trasladados a otro lugar, valorarán que la lotería existe y puede tocar.

En relación a las elecciones anticipadas, tengo que decir que después de pensar en la premura de la fecha y tras hacer una valoración negativa de la misma, he cambiado de opinión y creo que es indiferente que unas elecciones en Cataluña se realicen ahora o en dos años.

Es posible que el movimiento independiente vuelva a salir en mayoría de unos comicios. Eso ya lo teníamos y no ha pasado nada más que al que se ha saltado la ley, se le ha metido en la cárcel. 

Imaginemos que un partido político gobierna con una mayoría abrumadora sobre todo lo demás. Y ese gobierno, en un acto de locura, vota en conjunto y decide que hay que matar a todas las personas que no cumplan unos parámetros estéticos de belleza, que pasan por llevar un flequillo a lo Clara Campoamor en las señoras y una coleta a lo Pablo Iglesias en los caballeros. Es decir, que habría que asesinar por ley a prácticamente toda la población. Y aunque parezca lo contrario, esto sería una decisión democrática y legal.

A los cinco minutos, todo el gobierno en mayoría estaría en la cárcel.


Por tanto, lo más importante de todos estos días, es pensar que la Democracia y el Estado de Derecho no albergan en su seno cualquier tipo de proceso que no esté sometido a la lógica.

lunes, 23 de octubre de 2017

155. La Sociedad Siempre se Equivoca

Resultado de imagen de constitucion 155

En ningún país del mundo que creo conocer, tardarían tanto en quitar las competencias a una parte del territorio alzado en rebelión. Hacer prevalecer la Ley y los Derechos de los ciudadanos, son los dos únicos objetivos que debe de perseguir cualquier gobierno. Cualquier Dirección Política que no cumpla mínimamente esas premisas, se situaría fuera de cualquier orden democrático establecido.

¿Qué pasa con el Gobierno de España? ¿Quién es Mariano Rajoy? ¿Quién es el responsable de tomar decisiones frente a la amenaza independentista? Deberíamos de entender varias cosas. La primera es que la respuesta ante este tipo de situaciones no es fácil, porque el terrorismo catalán que parece tienen en jaque al país, no representa a ninguna nación enemiga, ni tampoco es ninguna amenaza para nuestro territorio. No es fácil, porque no se puede tratar el asunto como una guerra civil. Pero yendo más allá, hay que entender de una vez por todas, que el gobierno popular tiene que defender los intereses de muchos catalanes que no tienen la enfermedad separatista.

Hay que saber, que aunque bueno para uno y malo para otros, Mariano Rajoy no tiene ni la capacidad, ni la responsabilidad de decidir sobre este asunto. Y hay que entender que los gobiernos no funcionan por la decisión de sus cúpulas, si no por las últimas conclusiones sacadas de cientos de reuniones de técnicos, que aciertan más que se equivocan. Y está bien decir, que esas decisiones se toman en función de muchos factores que no nos cuentan unas televisiones infestadas de tertulianos que hablan con términos de final de carrera, con una preparación de educación infantil.

El desarrollo intelectual de cualquier persona, siempre se ve truncado por el borreguil instinto de la muchedumbre. ¿Somos igual que los independentistas?

Cuando el zapato es cómodo, te olvidas del pie. 

El argumento de que la sociedad siempre se equivoca, se basa en una teoría taoísta que podría ser demostrada después de escuchar numerosas citas. Pero quizás la menos comprendida y más a la vez clara de todas, es la que hace referencia al momento en el que nos olvidamos de que tenemos pies.

Tenemos tendencia a pensar que siempre tenemos razón y normalmente no es así. Cualquier premisa sobre la que pensamos están sentadas nuestras bases, casi siempre es falsa. El dinero, la medicina, la amistad o incluso el aire que respiramos, son una realidad que dista mucho lo que realmente son.  Pensamos que es verdad todo lo que nos han contado y deberíamos de valorar que la mayoría de las veces, la única verdad solo está dentro de nosotros. Ahí, muy cerca. En nuestra mente. 

Si preguntamos a cualquiera sobre quién es el precursor de la Teoría de la Relatividad,  ni que decir tiene que la respuesta que encontraremos, será errónea. Y así como en todo, volvemos al argumento principal del texto en el que quiero permitirme explicar, que la sociedad siempre se equivoca. 

Estos días nos hemos convertido en expertos catedráticos de ciencias políticas. Conocemos la Constitución al dedillo, cuando jamás la hemos leído. Sabemos lo que hay que hacer con Puigdemont, Junqueras y Forcadell, sin entender que es exactamente un Parlamento, ni porqué está ahí. Criticamos a los jueces, sin conocer en que se basa la instrucción de un proceso judicial. Así sucesivamente podríamos poner mil ejemplos que demostrarían que vivimos en una sociedad llena de imbéciles. Es decir, una sociedad totalmente normal y con grandes carencias en todos los ámbitos culturales, pero que conoce y recuerda la alineación de cualquier equipo de fútbol de los años 40.

Hoy hablamos de 155, como podríamos hacerlo de 444 o de 1356. Nos han dicho que esa parte de la Constitución es la que hay que aplicar para salir del atolladero catalán. He llegado a escuchar opiniones sobre la obligatoriedad que ese artículo impone sobre la convocatoria de elecciones y lo que es mucho mejor, sobre las dos únicas opciones que tiene el gobierno para colocar una Dirección  de turno. Es decir, que la cultura política de este país está anclada en los primeros tiempos del mesozoico. 

Lo cierto es que personalmente podemos querer muchas cosas. De esta manera y si alguien me pidiera mi opinión sobre este conflicto, se sorprendería de pensar lo radical que soy y de la cantidad de tanques que me habrían hecho falta para solucionar el tema, ya que solo las penas de muerte, serían superiores en número. Pero no se trata de lo que queremos, si no de pensar que cualquier Estado de Derecho, tiene sus propios cauces para solucionar cualquier amenaza, ya sea esta interna o externa. 

martes, 10 de octubre de 2017

Bet365 - Declaración de Independencia de Cataluña

¿Será o no, capaz Puigdemont de declarar a Cataluña independiente?

Estoy como loco buscando una casa de apuestas que de la opción de jugarse el dinero en esta cuestión. En mi opinión, que en este caso no está basada en ninguna información privilegiada ni nada que se le parezca, porque es obvio que solo cuatro miñocas catalanes, saben lo que pasará a partir de las seis de la tarde en el Parlament, creo que por supuesto y tras el discurso propio de unos terroristas, habrá declaración de independencia.

¿Por qué pienso así? En primer lugar, porque a ningún loco le da por trabajar. Y ya sea en una u otra dirección, todos estos personajillos que forman Puigdemont, Forcadell, Junqueras y los partidos antisistema españoles, deben y tienen que seguir viviendo del cuento que Pujol les empezó a contar hace muchos años y al que les toca escribir su final.  

Pero quizás y esto lo digo en el contexto de la ironía, el “fueron felices y comieron perdices” que estos descastados podrían esperar hace unos años, ya se ha truncado y ahora solo les queda seguir hacia delante, sabiendo que lo normal, sería acabar con sus huesos en cualquier centro penitenciario.

Apuesto por que en pocas horas, asistiremos a una declaración de independencia unilateral, por la sencilla razón que no les queda otra vía, porque cualquier otra cuestión sería acelerar el hundimiento de todos los partidos que se representan en esta locura de independentismo, incluido Podemos. 

Puigdemont está obligado a condenarse eternamente, a humillarse ante toda la nación y forzar esa segunda amarilla que le expulsará del circo que él mismo contribuyó a montar.

Este proceso se acaba. Hoy se produce un punto de inflexión en la historia del terrorismo catalán. Un terrorismo que como todos, solo tiene como finalidad, el enriquecimiento de unos pocos a costa de víctimas que sin comerlo ni beberlo se ven sacrificadas.

Solo queda esperar que antes, durante y tras los sucesos que se producirán en el día de hoy, el ya en el punto de mira cuerpo de Mossos, haga caso omiso a las directrices políticas que han terminado con él para siempre y que como personas y solamente dentro de ese ámbito, abandonen el servicio y se pongan a disposición del Ministerio del Interior. Espero que la población, e independientemente de las ideas de cada uno, sepa discernir entre lo bueno y lo malo, entre lo blanco y lo negro, entre quien es  en este caso Dios y quien el Diablo.


No hay mucho más que decir, no hay mucho más que hablar. La situación no ha sido fácil para el gobierno de turno. No ha sido fácil para la Casa Real. No ha sido fácil para nadie. Esta tarde y desde mi casa, seguiré con interés lo que en mi opinión entiendo que tiene que pasar, como un mero espectador y ni que decir tiene que solo deseo lo mejor para mi país y para todos aquellos que han demostrado que Cataluña es España.

miércoles, 4 de octubre de 2017

El Sexo de Puigdemont


Resultado de imagen de puigdemont sexo

¡Qué suerte tenemos!

Vivimos un momento histórico. Unos segundos prodigiosos en esa infinita línea que dibuja la historia. Si no me equivoco, fueron los griegos de Tasos quienes protagonizaron la primera rebelión de la que se ha escrito lo suficiente para poder recordarla en estos días. Y no me equivoco porque en mi casa hay muchos libros de historia.

Hace muchos siglos y curiosamente por motivos económicos, como ahora sucede con los secesionistas catalanes, la isla de Tasos se rebeló contra Atenas. El oro fue el culpable, ya que ese territorio, estaba provisto de un rico yacimiento que todos querían ordeñar. Profundizando un poco más, es incluso probable y según las malas lenguas, que aquel movimiento político-económico fuera participado en sus principios por los propios atenienses, debido a un conflicto interno entre los tasios y los pueblos vecinos. ¿Nos suena?

Pasados unos siglos y por recordar la época romana, me acuerdo de un Puigdemont llamado Carausio. Pobre de solemnidad en sus orígenes, supo trepar lo suficiente en el ejército para obtener el mando de un navío de la Classis Britannica. Posteriormente e influenciado por los terroristas de turno, se asoció a los piratas, se hizo rico y tuvo el valor de enfrentarse a Maximiano declarando la independencia unilateral de Britania. Todos conocemos el final de esta historia, en la que Carausio fue asesinado por un segundón Junqueras llamado Alecto, siendo este a su vez, aniquilado por el Imperio.  ¿Más o menos?

Resultado de imagen de carausio rebelion

Jonia, Espadán, la misma Cataluña en 1640, los irlandeses del XVIII, un movido final del siglo XIX en Ásia, México, Argentina y así tantas y tantas rebeliones, exitosas pocas, que nos pueden servir de nexo para entender que puede pasar con el actual independentismo catalán.

Lo que en mi opinión va a suceder, es absolutamente nada.  O mejor dicho, nada que sea digno de recordar en el sentido de que se produzca algún tipo de cambio de control por el territorio catalán. Quien conoce a Puigdemont de sus tiempos gerundenses, le recuerda como un politiquillo de poca monta y cobarde que desde sus primeros pasos se declaró independentista por instinto. Por instinto o por dinero, pero incapaz de hacerse responsable de la pena de cárcel que tendría que cumplir si se moviera un poquito más allá.

Al final todo es más de lo mismo. Argumentamos ideales cuando lo que queremos es llevarnos buenos réditos a casa, haciendo lo menos posible. Creamos movimientos que terminan en organizaciones no gubernamentales, que se cuentan por millones y que solo sirven para robar. Incluyo a la Cruz Roja, Adena o la mismísima Greenpeace. ¡Ahí queda eso!

El independentismo catalán es un movimiento reaccionario que solo busca el enriquecimiento personal de unos cuantos radicales de izquierdas, que bajo las ordenes de los grupos anticapitalistas de Seattle, reivindican únicamente mantener sus cuentas bien nutridas.

Da igual remontarse 2500 años atrás o mirar los disturbios ocasionados por los rebeldes catalanes, para entender que todo en esta vida se mueve por sexo y dinero.  ¿A qué lo del sexo no lo esperabais?

Bona Nit.


lunes, 25 de septiembre de 2017

Golpe de Estado desde Cataluña.

Perpetrar un golpe de estado, significa la toma del poder político con el fin de dejar sin derechos a un estado. Y un estado de derecho, es el orden por el que se rige un país. Sin entrar en más detalles y a través de esas cuatro palabras, podemos entender que lo que está sucediendo en Cataluña es un intento golpista. Ante esa situación solo hay dos posibles salidas.  La primera es que el delito se consume y triunfe el independentismo, lo que cambiaría el mapa político en todo el país, abriendo un nuevo capítulo en la historia. La segunda es que aplicando el régimen jurídico existente, triunfe el estado de derecho y todo siga como hasta ahora.

Pero por encima de esos pensamientos teóricos en cuanto a lo que está pasando y las consecuencias directas a las que nos estamos enfrentando, existe un derecho que también e incluidos los catalanes, tenemos todos los españoles. Ese derecho se llama dignidad.

La dignidad no es una cualidad que nos haya impuesto nadie, porque nace con el hecho de ser persona y todos y cada uno de nosotros lo es por propia naturaleza. Y quiero entrar en ese aspecto, argumentando que no estoy hablando de honorabilidad ni tampoco me refiero al término histórico que contempla la dignidad como un estado del hombre dentro de las directrices del cristianismo.

Soy digno y tengo mis derechos, porque hay un gobierno que debe de velar por ellos. Soy digno porque pienso en consecuencia y diferencio entre lo malo y lo bueno. Soy digno, porque soy capaz de vivir sin hacer daño a los demás y porque he entrado a convivir en un sistema de respeto recíproco que no me salto nunca, en el que puedo elegir con quien estoy.

El intento de golpe de estado independentista de Cataluña, se le ha ido de las manos al gobierno de España. Se equivocó con una esgrimida tolerancia, fruto de una cobardía manifiesta que amparaba negociaciones políticas que ponían corruptos en los escaños de los parlamentos de las diferentes regiones. Y no hablo de todos esos políticos honrados que desde unos u otros colores defienden la misma dignidad que yo. No hablo de socialistas o de populares. No hablo de mis amigos con los que hablo todos los días y tienen los mismos problemas que yo.


Hablo de desamparo y de consentimiento. Hablo de una fiscalía que no pone en funcionamiento las leyes del estado y de unos cuerpos de seguridad desamparados a los que no les queda más remedio que dejar en la calle a toda la cúpula golpista de extrema izquierda que está quemando nuestro país. 

sábado, 16 de septiembre de 2017

Mi Sombra. El Nexo con la Muerte.

Imagen relacionada

Se alimenta a través de mis actos rellenando perfectos bordes que la acompañan en la mañana y enriqueciéndose, se ensancha hasta el momento en que muere junto a mí alma en un solemne momento que acompaña cada uno de mis días.
Ave Fénix que tras cada ocaso renace para soportar nuevos gestos que me preparan para terminar conmigo mismo. Prudente como obsoleta transparencia que anula mi luz hasta convertirse en un amarillento sueño fúnebre que cada noche llora a mi lado.
Gigante y alargado espejo del alma que en momentos se introduce en mi interior para compartirme en graciosas idas y venidas. Entrelazada, avispada, estática en sus brincos y veloz en sus paradas. Así es ella.
Superpuesto ente sin valor que se añade a mi cuerpo y dibuja la ilusión más veloz de lo que yo mismo la percibo. Estéril, eterna de simpática mirada, corre, vuela, sueña.
Comerciante de mil noches de vigilias desesperadas, inverosímil timbre de voz silencioso. Asumo el miedo que me produce tu compañía para que no me abandones. Me devolviste la vida impregnada en tu olor, protegiendo mi alma de un viaje sin retorno para el que ya me había preparado.
No dejaste otro Peter Schlemihl y me recuperaste para continuar el juego. Renegué de ti, te reté y como perdedor obtuve la mejor dádiva que ningún hombre pudo jamás desear. No volveré a defraudarte.
Hoy conozco tu valor.
Gracias por estas lágrimas. Las de ahora mismo.
La maravillosa historia de Peter Schlemihl, es un cuento que avisa del riesgo de hacer pactos con el diablo a cambio de cualquier condición o incluso de nuestra propia vida. Es una realidad, que desprendernos de nuestra propia sombra, podría ser dejar a un lado nuestra propia alma. Lo que hoy es importante, mañana puede dejar de serlo y al revés. Peter Schlemihl, cambió su sombra por un saco de monedas infinitas, un objeto de mágicas cualidades que sin embargo no es capaz de calmar el desasosiego producido por tan magnífica pérdida. Amargura que se ve reflejada de manera excelente en el relato, gracias a Adelbert von Chamisso, poeta alemán del Romanticismo que escribió la obra allá por los primeros tiempos del siglo XIX.

Nueva Temporada

Se ha terminado el verano y por ninguna razón concreta, me acabo de dar cuenta que de lo estéril que en el aspecto este, de escribir, he estado. No tengo ni la menor idea, ni tampoco me preocupan los motivos por los que otras personas teclean sus pensamientos, es más, en mi caso tendría que escudriñar los míos propios.

Siendo sincero y normalmente es algo que llevo bastante a rajatabla, lo primero que tengo que decir, es que me importa un carallo tener cien u ocho mil lectores, ya que me tengo demostrado que ante cualquiera de esas dos estadísticas, mi estado emocional no queda alterado.  Por tanto, queda descartado el egocentrismo como la justificación al tiempo que pierdo en escribir.

No me importa el placer que obtengan los demás en cualquiera de las lecturas que yo pueda proponer. Si a eso añadimos mis carencias en este noble arte y lo intrascendente de mis textos, puedo estar seguro que ni en el más profundo de mi subconsciente sentiré que lo haga por los demás.

Hay algo que me llama la atención y que nunca he compartido.  Mi texto más leído, es el más absurdo de todos. El que se encuentra en segundo lugar, no forma parte del Juanan actual y el tercero de esa lista, lo escribí en un estado emocional demasiado alterado para que se pudiera volver a repetir. 

Otra cosa que tengo que reconocer y que por otra parte, quien me rodea sabe que es así, es que me gusta mucho incordiar hasta el punto de llevar al límite a cierto tipo de personas. Imagino que es por simple diversión, bien entendida como un remedio al aburrimiento en el que me encuentro inmerso en bastantes ocasiones. Ante esta idea, quiero añadir otra que se entenderá más adelante. Me encanta quemar cosas y dentro de la relativa seguridad que esa práctica contempla, lo hago en cuanto tengo una oportunidad. Y cuando me siento a ver como se retuerce cualquier cosa entre las llamas, no me acuerdo de que tengo que incordiar o jugar con la mente de nadie.  Que cada uno saque sus conclusiones, porque yo no soy capaz y por supuesto que se admiten comentarios.

Ya me he cansado y la semana que tengo por delante es bastante problemática. Con todo y con eso, quiero pensar que desde este momento, empieza una nueva temporada.