martes, 10 de octubre de 2017

Bet365 - Declaración de Independencia de Cataluña

¿Será o no, capaz Puigdemont de declarar a Cataluña independiente?

Estoy como loco buscando una casa de apuestas que de la opción de jugarse el dinero en esta cuestión. En mi opinión, que en este caso no está basada en ninguna información privilegiada ni nada que se le parezca, porque es obvio que solo cuatro miñocas catalanes, saben lo que pasará a partir de las seis de la tarde en el Parlament, creo que por supuesto y tras el discurso propio de unos terroristas, habrá declaración de independencia.

¿Por qué pienso así? En primer lugar, porque a ningún loco le da por trabajar. Y ya sea en una u otra dirección, todos estos personajillos que forman Puigdemont, Forcadell, Junqueras y los partidos antisistema españoles, deben y tienen que seguir viviendo del cuento que Pujol les empezó a contar hace muchos años y al que les toca escribir su final.  

Pero quizás y esto lo digo en el contexto de la ironía, el “fueron felices y comieron perdices” que estos descastados podrían esperar hace unos años, ya se ha truncado y ahora solo les queda seguir hacia delante, sabiendo que lo normal, sería acabar con sus huesos en cualquier centro penitenciario.

Apuesto por que en pocas horas, asistiremos a una declaración de independencia unilateral, por la sencilla razón que no les queda otra vía, porque cualquier otra cuestión sería acelerar el hundimiento de todos los partidos que se representan en esta locura de independentismo, incluido Podemos. 

Puigdemont está obligado a condenarse eternamente, a humillarse ante toda la nación y forzar esa segunda amarilla que le expulsará del circo que él mismo contribuyó a montar.

Este proceso se acaba. Hoy se produce un punto de inflexión en la historia del terrorismo catalán. Un terrorismo que como todos, solo tiene como finalidad, el enriquecimiento de unos pocos a costa de víctimas que sin comerlo ni beberlo se ven sacrificadas.

Solo queda esperar que antes, durante y tras los sucesos que se producirán en el día de hoy, el ya en el punto de mira cuerpo de Mossos, haga caso omiso a las directrices políticas que han terminado con él para siempre y que como personas y solamente dentro de ese ámbito, abandonen el servicio y se pongan a disposición del Ministerio del Interior. Espero que la población, e independientemente de las ideas de cada uno, sepa discernir entre lo bueno y lo malo, entre lo blanco y lo negro, entre quien es  en este caso Dios y quien el Diablo.


No hay mucho más que decir, no hay mucho más que hablar. La situación no ha sido fácil para el gobierno de turno. No ha sido fácil para la Casa Real. No ha sido fácil para nadie. Esta tarde y desde mi casa, seguiré con interés lo que en mi opinión entiendo que tiene que pasar, como un mero espectador y ni que decir tiene que solo deseo lo mejor para mi país y para todos aquellos que han demostrado que Cataluña es España.

miércoles, 4 de octubre de 2017

El Sexo de Puigdemont


Resultado de imagen de puigdemont sexo

¡Qué suerte tenemos!

Vivimos un momento histórico. Unos segundos prodigiosos en esa infinita línea que dibuja la historia. Si no me equivoco, fueron los griegos de Tasos quienes protagonizaron la primera rebelión de la que se ha escrito lo suficiente para poder recordarla en estos días. Y no me equivoco porque en mi casa hay muchos libros de historia.

Hace muchos siglos y curiosamente por motivos económicos, como ahora sucede con los secesionistas catalanes, la isla de Tasos se rebeló contra Atenas. El oro fue el culpable, ya que ese territorio, estaba provisto de un rico yacimiento que todos querían ordeñar. Profundizando un poco más, es incluso probable y según las malas lenguas, que aquel movimiento político-económico fuera participado en sus principios por los propios atenienses, debido a un conflicto interno entre los tasios y los pueblos vecinos. ¿Nos suena?

Pasados unos siglos y por recordar la época romana, me acuerdo de un Puigdemont llamado Carausio. Pobre de solemnidad en sus orígenes, supo trepar lo suficiente en el ejército para obtener el mando de un navío de la Classis Britannica. Posteriormente e influenciado por los terroristas de turno, se asoció a los piratas, se hizo rico y tuvo el valor de enfrentarse a Maximiano declarando la independencia unilateral de Britania. Todos conocemos el final de esta historia, en la que Carausio fue asesinado por un segundón Junqueras llamado Alecto, siendo este a su vez, aniquilado por el Imperio.  ¿Más o menos?

Resultado de imagen de carausio rebelion

Jonia, Espadán, la misma Cataluña en 1640, los irlandeses del XVIII, un movido final del siglo XIX en Ásia, México, Argentina y así tantas y tantas rebeliones, exitosas pocas, que nos pueden servir de nexo para entender que puede pasar con el actual independentismo catalán.

Lo que en mi opinión va a suceder, es absolutamente nada.  O mejor dicho, nada que sea digno de recordar en el sentido de que se produzca algún tipo de cambio de control por el territorio catalán. Quien conoce a Puigdemont de sus tiempos gerundenses, le recuerda como un politiquillo de poca monta y cobarde que desde sus primeros pasos se declaró independentista por instinto. Por instinto o por dinero, pero incapaz de hacerse responsable de la pena de cárcel que tendría que cumplir si se moviera un poquito más allá.

Al final todo es más de lo mismo. Argumentamos ideales cuando lo que queremos es llevarnos buenos réditos a casa, haciendo lo menos posible. Creamos movimientos que terminan en organizaciones no gubernamentales, que se cuentan por millones y que solo sirven para robar. Incluyo a la Cruz Roja, Adena o la mismísima Greenpeace. ¡Ahí queda eso!

El independentismo catalán es un movimiento reaccionario que solo busca el enriquecimiento personal de unos cuantos radicales de izquierdas, que bajo las ordenes de los grupos anticapitalistas de Seattle, reivindican únicamente mantener sus cuentas bien nutridas.

Da igual remontarse 2500 años atrás o mirar los disturbios ocasionados por los rebeldes catalanes, para entender que todo en esta vida se mueve por sexo y dinero.  ¿A qué lo del sexo no lo esperabais?

Bona Nit.


lunes, 25 de septiembre de 2017

Golpe de Estado desde Cataluña.

Perpetrar un golpe de estado, significa la toma del poder político con el fin de dejar sin derechos a un estado. Y un estado de derecho, es el orden por el que se rige un país. Sin entrar en más detalles y a través de esas cuatro palabras, podemos entender que lo que está sucediendo en Cataluña es un intento golpista. Ante esa situación solo hay dos posibles salidas.  La primera es que el delito se consume y triunfe el independentismo, lo que cambiaría el mapa político en todo el país, abriendo un nuevo capítulo en la historia. La segunda es que aplicando el régimen jurídico existente, triunfe el estado de derecho y todo siga como hasta ahora.

Pero por encima de esos pensamientos teóricos en cuanto a lo que está pasando y las consecuencias directas a las que nos estamos enfrentando, existe un derecho que también e incluidos los catalanes, tenemos todos los españoles. Ese derecho se llama dignidad.

La dignidad no es una cualidad que nos haya impuesto nadie, porque nace con el hecho de ser persona y todos y cada uno de nosotros lo es por propia naturaleza. Y quiero entrar en ese aspecto, argumentando que no estoy hablando de honorabilidad ni tampoco me refiero al término histórico que contempla la dignidad como un estado del hombre dentro de las directrices del cristianismo.

Soy digno y tengo mis derechos, porque hay un gobierno que debe de velar por ellos. Soy digno porque pienso en consecuencia y diferencio entre lo malo y lo bueno. Soy digno, porque soy capaz de vivir sin hacer daño a los demás y porque he entrado a convivir en un sistema de respeto recíproco que no me salto nunca, en el que puedo elegir con quien estoy.

El intento de golpe de estado independentista de Cataluña, se le ha ido de las manos al gobierno de España. Se equivocó con una esgrimida tolerancia, fruto de una cobardía manifiesta que amparaba negociaciones políticas que ponían corruptos en los escaños de los parlamentos de las diferentes regiones. Y no hablo de todos esos políticos honrados que desde unos u otros colores defienden la misma dignidad que yo. No hablo de socialistas o de populares. No hablo de mis amigos con los que hablo todos los días y tienen los mismos problemas que yo.


Hablo de desamparo y de consentimiento. Hablo de una fiscalía que no pone en funcionamiento las leyes del estado y de unos cuerpos de seguridad desamparados a los que no les queda más remedio que dejar en la calle a toda la cúpula golpista de extrema izquierda que está quemando nuestro país. 

sábado, 16 de septiembre de 2017

Mi Sombra. El Nexo con la Muerte.

Imagen relacionada

Se alimenta a través de mis actos rellenando perfectos bordes que la acompañan en la mañana y enriqueciéndose, se ensancha hasta el momento en que muere junto a mí alma en un solemne momento que acompaña cada uno de mis días.
Ave Fénix que tras cada ocaso renace para soportar nuevos gestos que me preparan para terminar conmigo mismo. Prudente como obsoleta transparencia que anula mi luz hasta convertirse en un amarillento sueño fúnebre que cada noche llora a mi lado.
Gigante y alargado espejo del alma que en momentos se introduce en mi interior para compartirme en graciosas idas y venidas. Entrelazada, avispada, estática en sus brincos y veloz en sus paradas. Así es ella.
Superpuesto ente sin valor que se añade a mi cuerpo y dibuja la ilusión más veloz de lo que yo mismo la percibo. Estéril, eterna de simpática mirada, corre, vuela, sueña.
Comerciante de mil noches de vigilias desesperadas, inverosímil timbre de voz silencioso. Asumo el miedo que me produce tu compañía para que no me abandones. Me devolviste la vida impregnada en tu olor, protegiendo mi alma de un viaje sin retorno para el que ya me había preparado.
No dejaste otro Peter Schlemihl y me recuperaste para continuar el juego. Renegué de ti, te reté y como perdedor obtuve la mejor dádiva que ningún hombre pudo jamás desear. No volveré a defraudarte.
Hoy conozco tu valor.
Gracias por estas lágrimas. Las de ahora mismo.
La maravillosa historia de Peter Schlemihl, es un cuento que avisa del riesgo de hacer pactos con el diablo a cambio de cualquier condición o incluso de nuestra propia vida. Es una realidad, que desprendernos de nuestra propia sombra, podría ser dejar a un lado nuestra propia alma. Lo que hoy es importante, mañana puede dejar de serlo y al revés. Peter Schlemihl, cambió su sombra por un saco de monedas infinitas, un objeto de mágicas cualidades que sin embargo no es capaz de calmar el desasosiego producido por tan magnífica pérdida. Amargura que se ve reflejada de manera excelente en el relato, gracias a Adelbert von Chamisso, poeta alemán del Romanticismo que escribió la obra allá por los primeros tiempos del siglo XIX.

Nueva Temporada

Se ha terminado el verano y por ninguna razón concreta, me acabo de dar cuenta que de lo estéril que en el aspecto este, de escribir, he estado. No tengo ni la menor idea, ni tampoco me preocupan los motivos por los que otras personas teclean sus pensamientos, es más, en mi caso tendría que escudriñar los míos propios.

Siendo sincero y normalmente es algo que llevo bastante a rajatabla, lo primero que tengo que decir, es que me importa un carallo tener cien u ocho mil lectores, ya que me tengo demostrado que ante cualquiera de esas dos estadísticas, mi estado emocional no queda alterado.  Por tanto, queda descartado el egocentrismo como la justificación al tiempo que pierdo en escribir.

No me importa el placer que obtengan los demás en cualquiera de las lecturas que yo pueda proponer. Si a eso añadimos mis carencias en este noble arte y lo intrascendente de mis textos, puedo estar seguro que ni en el más profundo de mi subconsciente sentiré que lo haga por los demás.

Hay algo que me llama la atención y que nunca he compartido.  Mi texto más leído, es el más absurdo de todos. El que se encuentra en segundo lugar, no forma parte del Juanan actual y el tercero de esa lista, lo escribí en un estado emocional demasiado alterado para que se pudiera volver a repetir. 

Otra cosa que tengo que reconocer y que por otra parte, quien me rodea sabe que es así, es que me gusta mucho incordiar hasta el punto de llevar al límite a cierto tipo de personas. Imagino que es por simple diversión, bien entendida como un remedio al aburrimiento en el que me encuentro inmerso en bastantes ocasiones. Ante esta idea, quiero añadir otra que se entenderá más adelante. Me encanta quemar cosas y dentro de la relativa seguridad que esa práctica contempla, lo hago en cuanto tengo una oportunidad. Y cuando me siento a ver como se retuerce cualquier cosa entre las llamas, no me acuerdo de que tengo que incordiar o jugar con la mente de nadie.  Que cada uno saque sus conclusiones, porque yo no soy capaz y por supuesto que se admiten comentarios.

Ya me he cansado y la semana que tengo por delante es bastante problemática. Con todo y con eso, quiero pensar que desde este momento, empieza una nueva temporada.

miércoles, 28 de junio de 2017

Miquel Lupiáñez. "El Charnego"

Tontoimbécil, bobo, estúpido, idiota, majadero, memo, mentecato, necio, corto, tardo, torpe, retrasado, tarado, demente y desequilibrado entre otros, son adjetivos del rico idioma español, que se usan cuando nos queremos referir a alguien con una inteligencia escasa o torpe en su conducta. A partir de ahora y por si todavía hay alguien que no se aclara, solo tiene que mirar al alcalde de Blanes, para saber de qué estamos hablando.

¿Alguno de los presentes entiende que alguien que maneja un presupuesto importante de todos los españoles,  defienda un referéndum independentista, diciendo a su vez que es ilegal?
El alcalde de Blanes, Miquel Lupiáñez, apuesta por el referéndum sobre la independencia de Cataluña que el fundamentalismo catalán tiene anunciado para el próximo 1 de octubre. Argumentando que irá a votar, no pondrá el ayuntamiento a disposición de la Generalitat para llevar a cabo la votación, ya que considera, que la institución está por encima de las opciones personales. ¿Contradicción?
No me gustaría ser la pareja de dicho elemento, ya que su discurso está basado en un cantar clásico que decía: “Se puede querer a tres personas a la vez y no estar loco”. ¿Infiel por naturaleza? ¿Tendrá su propia Lewinsky?
Pero mucho peor es la idea que este paleto de tres al cuarto, el  mayor energúmeno desde Guadalajara hasta Viena, tiene del patriotismo y de los españoles. Este perro de ojos verdes y pestañas postizas, ha relacionado la según él adelantada Dinamarca al Magreb como si de Cataluña a España se tratara.
Este independentista de mierda, ha expuesto que, en un referéndum ilegal, en caso de que gane el SI, se tendría que atender la petición de los catalanes a ser únicos y negociar la separación de España.
Según este charnego electricista, “Cataluña se mueve más por espíritus de construcción, de avanzar, de esfuerzo, de responsabilidad y de compromiso que el resto de España”. Y además opina que "No es que el resto del mundo no exista. Pero aquí los parámetros son básicamente estos. Responsabilidad, compromiso, avanzar, premiar el esfuerzo". ¡Menudo impresentable!

Lo mejor de todo, es que este paleto de turno ha nacido en Granada. ¡Hay que ser catalán!

miércoles, 14 de junio de 2017

Políticas Valencianas Que no Dejan Opción

En España hay mucho indigente mental, llámense también políticos independentistas o sencillamente gilipollas de turno. La política valenciana está de capa caída y de esta guisa ha sido el Partido Socialista que encabeza Ximo Puig, al que no le recuerdo de ninguna universidad y que preside esa Comunidad, el que al menos, ha permitido la puesta en escena de una nueva publicación que como guía de lenguaje no sexista, se va a poner de moda entre los sanitarios valencianos. 

Durante cientos de años nos hemos dedicado a procurar la extinción de cientos y cientos de animales que antes de tratar con nosotros, campaban a sus anchas por aquí o por allá. El dodo, vivió en Isla Mauricio hasta que en el S.XVII llegó algún valenciano que arrasó con él. Algo parecido le sucedió al Rinoceronte Lanudo, un relativamente pacífico bicho que corría por Asia hasta que los independentistas catalanes le confundieron con la materia prima necesaria para hacer veinte abrigos.

Así sucesivamente podríamos hablar de radicales, que parece, habiendo terminado con los dientes de sable, carpinteros imperiales, mamuts o focas monje, se han puesto como objetivo acabar con nuestra propia especie. Y es que cada día que estos engendros, salen a la luz por alguna noticia, nos podemos fácilmente percatar, que el ser humano español, está en un proceso de extinción irreversible. 

A partir de este momento y segun la Generalitat Valenciana, no podemos emplear expresiones del tipo, mi médico habitual o muchos piensan, ya que la guía informativa recomienda que las cambiemos por otras similares, como acudir a mi consulta médica habitual o como mucha gente sabe. De esta manera eliminamos las palabras de género masculino tan clásicas y totalmente arraigadas entre nosotros.

Me pregunto una cosa. ¿Cómo me tengo que dirigir a esta gente del gobierno valenciano para decirles que me coman el rabo? ¿Y para comunicarles que estoy hasta los cojones de ellos? Es evidente y sonaría mal, cambiar rabo por raba y cojones por cojonas, así que que solo me quedará la palabra polla, como femenino y singular, para dirigirme a ellos de la única manera que se merecen. ¡Comerme la polla!

martes, 13 de junio de 2017

Amancio Ortega y esa Puta Donación

Resultado de imagen de amancio ortega

¡De cualquier manera! En forma de esquema, novelado o incluso en verso, sobradamente se entendería este texto. ¡De cualquier manera!

A través de la Fundación Amancio Ortega se realiza una importante donación que irá destinada a luchar contra el cáncer. Acto seguido han sido varias, las personas que se han pronunciado en contra de ella, con argumentos propios de sectarios movimientos radicales que tienen como finalidad, el deterioro de la sociedad.

Después de eso, mi postura pasa por desear que, Guillermo de la Barreda, presidente de la federación canaria de la Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública y exsecretario insular de Sanidad del PSOE de Tenerife, Jorge Barrón, miembro de la junta directiva de esa misma asociación en Euskadi, Luisa Lores, radióloga en el Complexo Hospitalario de Pontevedra o Carmen Sánchez Bellido, neumóloga en el hospital Royo Villanova de Zaragoza, exdiputada de Izquierda Unida en el Parlamento de Aragón y autora del libro La contrareforma sanitaria. Análisis y alternativas a la privatización de la sanidad pública, sean infectados por alguna enfermedad que solo el dinero pueda curar y que no reciban ninguna ayuda para ello. O todavía mejor, que contraigan un cáncer terminal que les lleve a la muerte y así en el último instante de su agonía puedan entender que la empatía entre seres humanos es un concepto que hay que poner en práctica, aunque tengamos más suerte que los demás. 

Esta situación es comparable a la de esa parte de la comprensiva sociedad, que no entienden la pena de muerte como opción a la solución de muchos males de nuestro tiempo, eso si, siempre y cuando que la víctima del pederasta a ejecutar, no haya sido su propio bebe. 

Esta es la hipocresía de la sociedad en la que vivimos. Una sociedad compuesta de miserables y tóxicas almas, malignas por antonomasia y que buscan el protagonismo a través del dolor de los demás. 

¿Y si mejor que un cáncer terminal, les deseo un sufrimiento eterno? Tengo claro que Dios no existe y eso solo significa una cosa. El Diablo siempre esta entre nosotros adoptando la forma humana de estos hijos de puta que no parecen de este mundo.



sábado, 10 de junio de 2017

Europa Aplaude el Yihadismo

Resultado de imagen de terrorismo sanguinari

Los atentados terroristas producidos en Europa en los últimos tiempos, no son actos aislados producidos por individuos desarraigados con tendencias suicidas, sino capítulos de una enfermiza y declarada guerra abierta por una civilización diferente a la nuestra, anclada siglos atrás, polarizada hasta el extremo y que tiene como fin, nuestro exterminio.

Europa se duerme. Las políticas fallan e incluso esa parte de la sociedad que entendemos como intelectual, ha llegado a tratar al verdugo yihadista de turno, como víctima abatida por nuestros servicios de defensa. El yihadismo es el enemigo y como tal hay que tratarlo.

Imaginemos que todos los ciudadanos europeos entendiéramos la yihad como una guerra de todos los musulmanes contra Europa y dejáramos a un lado esa educación que nos hace decir, que solo se trata de un conflicto que unos pocos locos mantienen en nombre de Alá. Si esto fuera así, seríamos  sin más, tratados de burdos animales sin cultura y lo que es peor, sin sentimiento hacia los demás.

Sin embargo, para el fundamentalista islámico que atraviesa un paseo repleto de gente con un camión dejando decenas de muertos a su paso, para el musulmán que en pleno concierto hace explotar una bomba o para aquel que fusil en mano, sentencia la vida de quien se le pone por delante, todos somos igual de enemigos. Entonces, ¿por qué yo tengo que ser diferente?

Hace mucho tiempo que dejé de visualizar asquerosas tertulias repletas de perroflautas y corruptos de patética imagen, que contrastan con trajeados energúmenos de la misma clase, de los que no tienen ni pajolera idea de los temas que tratan y que además brillan por su escasa capacidad sensitiva. Pero a todos nos tiene que quedar claro, que mucha culpa de lo que está pasando y además de la que tiene parte de la clase política de mierda en su mayoría que existe en nuestro país, la tiene la propaganda que llega a la limitada e incapacitada sociedad, que formamos todos.

¡Somos una panda de imbéciles y tenemos lo que nos merecemos! Estamos dejando que nos maten a las puertas de nuestras casas, en nuestras salas de ocio y en nuestros paseos. Nos matan en el camino al trabajo, en nuestras propias casas y donde en definitiva nos pillen. ¿Y qué hacemos?  Ni más ni menos, que seguir defendiendo una sociedad multicultural y consentidora, de fronteras abiertas por las que entran los asesinos que mañana nos van a quitar la vida y seguimos nombrando políticos que defienden independentismos y normas que son nuestras sentencias de muerte.

¿Cuánto importan nuestros padres y nuestros hijos? Para muchos ya sabemos que absolutamente nada, pero nosotros mismos, muchas veces dejamos mucho que desear y aunque sea muy triste reconocerlo, la sociedad multicultural que estamos promocionando, nos hace ser igual que ellos. Es decir, ciudadanos de la peor calaña posible a los que no nos importan ni nuestros muertos. 

Levantemos las manos y encendamos muchas velas, mientras esperamos que en tres, seis o nueve días, nos maten a otros cuantos de nuestros familiares.  ¡Aplausos!

martes, 6 de junio de 2017

¡ Adiós !

Resultado de imagen de padel

Que conste que no será por falta de ganas, pero desde este momento se acabaron muchos de los riesgos físicos que prácticamente hasta la fecha, estaba asumiendo. 

Mi situación física no es buena y después de probar lo que humanamente posible estaba a mi alcance, solo queda pasar por un quirófano en lo que se supone sería una intervención muy complicada y de las que hasta la fecha, se han realizado muy pocas, no todas con éxito. Las recomendaciones de los neurocirujanos se basan en que, solamente cuando no quede más remedio, debería de someterme a dicha operación. Pero... ¿Qué significa no quede más remedio? ¿Significa eso no poder incorporarse de una cama cada mañana? ¿No poder salir del asiento de un vehículo? ¿No poder estar sentado más que un poco de tiempo? ¿No poder andar? Eso lo vivo cada día, hasta el momento que la química empieza a funcionar.

Hasta ahora la solución ha sido tirar de esos mágicos y salvadores fármacos de primer nivel, que camuflan cualquier dolor y hacen que la psicomotricidad de mis piernas no quede anulada en su totalidad. Pero estos dos últimos días, la mezcla de etoricoxib, diazepam y oxicodona, me ha pasado factura y después de algún esfuerzo de más que realicé durante el fin de semana, incluido el ridículo, normal para cualquier persona, después de 48 horas, todavía tengo un mareo permanente y una visión borrosa, que acompañada de un adormecimiento, que me hace pensar que algo no me está haciendo bien.

Acabo de cumplir 49 años y aunque para bien o para mal, tengo que reconocer que, por razones que no vienen a cuento, no tengo miedo a nada que exista en este planeta, si me preocupa el hecho de tener que depender de terceros para realizar cualquiera de las funciones normales que conlleva ser una persona. Y ese es el camino que en este momento estoy llevando. 

Hasta ahora no he sabido decir que no a muchas cosas, que no me repercutían nada más que malamente en la lesión que tengo desde el día en que vine al mundo. Pero después de estos últimos días y de pensar mucho en las consecuencias que tendría seguir llevando cierto tipo de vida, ha llegado el instante en el que tengo que decir adiós a muchos momentos que comparto con muchos de los que vais a leer esto.

No hace falta mucho más para entender que todo el mundo sabe de lo que estoy hablando y que todo ha sido muy bonito, aun con muchos dolores, mientras duró.