domingo, 27 de octubre de 2013

Para Eugenio Martínez Salido

Esta es la carta que Eugenio Martínez Salido escribe a López Guerra, en respuesta a las consecuencias que se derivan de la decisión sobre la Doctrina Parot.

Queda matizar un par de cosas para dar mayor compresión a lo que Eugenio Martínez quiere expresar:

Ortega Lara, después de ser liberado, se oponía a cualquier negociación con los terroristas vascos. Él, había pasado 532 días secuestrado. Haciendo un cálculo rápido, nos daremos cuenta que existen asesinos que no van a cumplir ese tiempo por cada muerto que tienen en su cuenta de resultados.

El secuestrador de José Antonio, estaá actualmente en libertad y todos le conocemos como Bolinaga. Si mi memoria no falla, Iosu Uribetxebarria Bolinaga ha estado en prisión menos de 15 años. Un detalle a tener en cuenta es que el secuestrador de José Antonio, tiene además a sus espaldas condenas por el asesinato de tres guardias civiles. Desde aquí mando un abrazo a José Antonio.

Después del asesinato de Miguel Ángel Blanco, se produjo la mayor manifestación de la historia de España. Imagino que Miguel Angel Blanco tampoco estaría de acuerdo con la sentencia de Estrasburgo ni en negociar con asesinos.

Por último y para que sirva como ejemplo simpático, ya que falta nos hace, quiero felicitar a todos los etarras porque a lo largo de la historia han demostrado son grandes pensadores. Con gran acierto han sabido elegir a sus víctimas y el lugar donde provocar los atentados más sangrientos. Llegaron incluso a entender que el trinitrotolueno se podía rebajar con algo parecido al ácido nítrico y conseguir con algún elemento más un explosivo barato a la vez que más mortífero con el que asesinar a más número de personas.

Y así podríamos componer una lista que entre debes y haberes dejaría muy claro que la decisión de Estrasburgo sobre la Doctrina Parot, queda muy lejos de la lógica. 

De cualquier manera, esta decisión hace que, las personas de bien sean todavía más humanas.

Carta a un Magistrado


A su Señoría Ilustrísima D. Luis López Guerra, desde mi condición de español y guardia civil tengo el honor de exponer:

Que habiendo tenido conocimiento de la sentencia del tribunal europeo de derechos humanos, del que su Seńoria forma parte, en el que se declara no acorde a derecho a la denominada Doctrina Parot y a tenor deja abierta la vía de la excarcelación a una serie de asesinos, violadores, psicópatas y delincuentes varios. 

He de manifestarle mi más profunda repulsa por este hecho y ante las dudas que puedan surgirle ante esta argumentación, quiero matizarla con algunos aspectos diferenciadores entre su Señoría y mi propia persona.

Tanto su Señoría como Yo nacimos en España, por lo tanto a efectos legales ambos somos españoles, pero en la década de los años 80 y mientras su Señoría impartía clases de derecho constitucional en la universidad, Yo vestía el uniforme de la Guardia Civil y pateaba el Pirineo sufriendo las inclemencias del tiempo y lo que es peor la pérdida de compañeros y amigos bajo la barbarie terrorista.

Entiendo que su labor fue ardua y necesaria. La formación de nuestros jóvenes lo requería y no dejo de valorarlo. Pero quizá su Señoría no se ha parado a pensar cuando votó a favor de dejar en libertad a aquellos que asesinaron a mis compañeros, que mi misión también fue necesaria; bueno solo consistía en jugarme la vida para proteger a todos los españoles, su Señoría y sus alumnos incluidos. 

Puedo contarle muchas historias de aquella época. No de oídas, en primera persona puesto que forme parte de los entonces recién creados grupos antiterroristas (GAR) 

Puedo contarle como fue la liberación de Orbegozo, del Dr. Iglesias, de Ortega Lara o como se desarrolló la angustiosa búsqueda de Miguel Ángel Blanco. Y lo que es peor, puedo contarle la sensación que se tiene al recoger los trozos de un compañero de las ramas de un árbol en Pamplona.

Sería muy largó, pues son muchos y no quiero aburrirle con historias pasadas, sólo quisiera que si algún día lee esto, se paré a pensar si los españoles merecemos que individuos como esos vuelvan a la calle y si con su voto ha conseguido dejar en libertad a un psicópata que mate o viole a otra niña, y si eso ocurriese, que Dios no lo permita, le quede la necesaria tranquilidad moral y autoestima para seguir mirando a sus seres queridos y al resto de sus compatriotas.

Quedo a su disposición como miembro de la guardia civil y garante de la legalidad establecida, aunque no comparta votos como el que su Señoría ha emitido en el caso que nos ocupa.






miércoles, 23 de octubre de 2013

Perversión


encapuchado

Texto anónimo publicado en El Disparador
Se miró al espejo del pequeño pasillo que despedía la casa donde cuando estaba en Madrid a veces dormía. y salió a la calle dispuesto a encontrar otra víctima.
En el bolsillo central de la sudadera negra habitaba permanentemente ese pasamontañas que entremezclaba oscuridad y dolor en una sola visión. La última visión que nunca podría recordar su víctima.
Transcurrían los primeros días de marzo y, en los meses anteriores, este violador de mirada perdida ya había dejado cinco muertes tras él.
El proceso se repetía y, tras el juego de la elección, aquel donde la adrenalina excedía la enfermedad hasta la excitación, el violador y asesino se preparaba para ejercer el derecho al horror, el derecho a violar, a matar, su vida.
Era viernes y sin más, como todas las vísperas del fin de semana, ella salía del curso que en horario de tarde la hacía feliz. La ilusión puesta en abarcar ese poquito más de conocimiento que posiblemente marcaría la diferencia sobre los demás. En su casa, sus padres esperaban como cada noche con doblegada tranquilidad tras los últimos acontecimientos.
Esa noche no llegaría. El asesino la miraba con los ojos cerrados a la vez que no paraba de apretarse fuertemente bajo el pantalón hasta el dolor extremo. La agresividad recorría sus venas hasta la garganta y, ahogado ya detrás de ella, la empujó contra la pared dando su cuerpo contra el suelo.
Se echó encima. Con los ojos cerrados, ocultos tras la fina lana negra, sabedor de que su incapacidad le ordenaría asesinarla a golpes para poder así penetrar al cadáver que dentro de unos momentos le proporcionaría la excitación plena.
Ella había dejado de existir mucho antes de sentir el último suspiro de su alma. Golpe tras golpe se fue apagando. Una vez muerta, sucedió lo que ya no tenía importancia para ella, lo que ya ella no sintió. Allí, en el suelo y sin vida terminó la sexta víctima. Protegido por la noche, sin testigos, sin ruido y sin corazón, poco a poco retrocedió sobre sus pasos hasta encontrar de nuevo la sombra.
A mediados de otro mes de marzo de 2004, caminaba escoltado por la Guardia Civil. Iba camino de la prisión a cumplir una condena de más de 300 años por el asesinato de 14 mujeres de entre 18 y 20 años.
Hoy, el 21 de octubre de 2013 y después de vivir durante nueve años protegido por instituciones penitenciarias, ha recibido una buena noticia. El Tribunal de Estrasburgo le regala la libertad.
 La alegría no le cambio el rictus y la mirada seguía perdida. No pensó en los suyos porque desconocía el amor. Solo, en el rincón de su celda y con los ojos cerrados volvió a sentir lo que hacía muchos años había olvidado. La erección.

lunes, 21 de octubre de 2013

Los Derechos Humanos del Tribunal de Estrasburgo


El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha confirmado la excarcelación de Inés del Río, una etarra que en la actualidad está condenada a cerca de cuatro mil años de cárcel por matar a decenas de personas dentro de lo que fue el Comando Madrid. Uno de los hermanos Troitiño y el mismo Iñaki de Juan Chaos eran algunos de los miembros del grupo terrorista vasco que acompañaban a la terrorista.

La Doctrina Parot viene a decir que la vida de una persona vale demasiado y que los asesinos tienen que cumplir las penas en base a la cantidad de muertos que tienen a sus espaldas.

En el verano de 2012, un obsoleto e inservible Tribunal de Derechos Humanos dictaminó que la retroactividad de la aplicación de esta ley era incompatible con alguno de los artículos de la Convención Europea de Derechos Humanos. Bajo dicha premisa, exigió al Gobierno español poner en libertad a Inés del Río quien, en esos momentos, no había cumplido ni el uno por ciento de la condena pendiente.

A partir de ahí todo lo demás ha transcurrido según lo esperado acorde a la jurisprudencia actual y a la pantomima mundial a la que la sociedad está sometida basándose en un concepto: Los Derechos Humanos.

Hace cincuenta años que esta Corte Europea funciona y es la máxima autoridad judicial a la que los ciudadanos nos tenemos que dirigir para que se garanticen nuestros derechos y libertades fundamentales.

La Declaración de los Derechos Humanos existe desde cinco años antes y consta de 30 artículos. Esta famosa Declaración de Derechos Humanos es la mayor estafa que la sociedad ha creado y que más se ha mantenido en el tiempo porque ninguno de sus artículos se cumple. No obstante, ha servido de base para cometer muchas de las más grandes injusticias que la historia tiene en su haber.

Hay que saber que la sentencia que viene de Estrasburgo solo limita las actuaciones en el caso de la Inés del Río y, en este sentido, debemos seguir confiando en la justicia que imparten los magistrados en nuestro territorio. Nuestra jurisprudencia tiene armas legales para dejar a Inés recluida de por vida y ,además, estudiar cada petición etarra en concreto hasta el punto de hacer las cosas muy bien y conseguir que los asesinos se mueran entre rejas.

Como última reflexión, debo decir que nunca me gustaron los diplomáticos que redactaron la Declaración de Derechos Humanos, encabezados por Séphane Hessel. Vivieron de ella el resto de sus días y nunca ha servido de absolutamente nada.



sábado, 19 de octubre de 2013

Mi homenaje al Cáncer de Mama.

Para José Antonio Lavalle Echevarria, una de las mejores personas que he conocido.

Se acaba el día en el que la Asociación Española contra el Cáncer determina que todos los ciudadanos debemos de portar un lazo de color rosa.

Son muchas las personas que han decidido hacerlo como una forma de homenaje a las personas que padecen o han padecido dicha enfermedad.

Mi homenaje a dichas personas va a ser esta pretendida breve opinión sobre el tema y para ello lo primero que quiero hacer es desligarme de patrañas absurdas que desvirtúan la complejidad y la seriedad del tema que nos ocupa.

Desde estos párrafos quiero unirme a los enfermos de cáncer, ya sea de mama, hígado, piel o pulmón y hacerlo de otro modo. A mi manera. De una manera muy clara y muy concreta.

Quiero que los partidos políticos luchen día a día para paliar esta enfermedad. 

Que los laboratorios activen esos protocolos que guardan en cajas fuertes, más baratos, más efectivos y sobre todo con menos daños colaterales aunque esto les suponga ingresar menos dinero en sus arcas.

Que la sociedad médica entienda que en muchas ocasiones la cirugía radical no es más garantía de nada y que que hay que trabajar siempre que se pueda por cuidar a la persona igual que al paciente.

Deseo que todos los días y no solo un 19 de octubre cualquiera, defendamos el derecho de los ciudadanos a recibir unos cuidados médicos acordes con el mundo en que vivimos y por los que todos hemos luchado.


Me aparto de cualquier homenaje en forma de color rosa porque el cáncer no es un conjunto de actos políticos para que una panda de energúmenos que no saben lo que es esto, salgan muy sonrientes en las fotos.


Ojala entre todos podamos dar la vuelta a la tortilla y entender lo que realmente es el Cáncer, por ejemplo el de mama. 


Valentín Lasarte 1994 - 1996

Valentín Lasarte perteneció al más complejo comando terrorista vasco que ha existido y ha sido probablemente uno de los miembros más imprudentes y cobardes de la banda criminal.
Egocéntrico y con más afán de protagonismo de lo que capacidad como sicario requería, desarrolló su actividad por poco tiempo y fue el que más problemas dio a la cúpula de la organización.
Operó durante dos años y se le atribuyen más crímenes de los que perpetró. Psicológicamente, estamos hablando de una persona con tendencia a la depresión y a estados de ansiedad de manera permanente, lo que le llevó a mediados de los noventa a cometer los primeros errores dentro del llamado por su eficiencia Complejo Donosti.
Éste era un grupo muy variable de asesinos que se debería de estudiar como forma de organización profesional mafiosa y terrorista perfecta. Desarrolló su actividad en 1969 siempre en territorio vasco y concretamente en la zona donde la organización criminal era mejor vista.
Hay dos características que complican mucho la desarticulación de este grupo. La primera es que se divide en taldes que cambian de tamaño y organización constantemente y la segunda es que la relación entre sus miembros es nula hasta el punto de incluso no conocerse en algún caso hasta el momento mismo del atentado.
Tal organización se ve atacada y puesta en peligro por Lasarte cuando incluso a capricho, ordena el asesinato del exfutbolista y por entonces empresario Santamaría con el que se cruzó momentos antes en San Sebastián.
Su cobardía y no su arrepentimiento es la que produce ese falso cambio de actitud por la que así se declara, pero es la organización quien le aparta del colectivo de presos y no él quien se desmarca de manera personal.
En definitiva, estamos ante un asesino en serie que se aprovecha de una obligada actitud de la Audiencia Nacional que basa sus actuaciones en un único y acertado interés. El de debilitar la todavía activa organización terrorista vasca.
Lasarte es un asesino y desde aquí quiero expresarle de forma directa mi deseo de que al menos mínimamente esté entre rejas el resto de sus días.

viernes, 18 de octubre de 2013

Entre payasos y faisanes

Vergüenza ajena es la que muchos españoles sentimos cada mañana al leer las opiniones de estos ambientadores de tertulias de tres al cuarto. Oportunistas mediáticos que, amparados bajo un grupo de políticos que incluso queda lejos del actual partido popular, demuestran permanentemente su clasismo y su falta de empatía con la sociedad.

Me pregunto sobre los conocimientos que individuos de la talla de Tertsch, Pérez Maura o Jaime González tienen sobre los movimientos que existen en el entorno de la guerra contra la organización criminal vasca.

Parece como si conocieran de primera mano las decenas de miles de informes que se han generado a lo largo de los años para poder emitir sus juicios de valor sobre sentencias hechas en base a derecho que culpan o exculpan a unos y a otros.

Esta panda de analfabetos políticos que opina solamente a favor de quien les paga, no aporta criterio alguno ni ninguna realidad sobre la que ni tan siquiera poder rebatirles.

Alfredo Pérez Rubalcaba es bajo lo que sus palabras dejan entrever un poco menos que colaborador del terrorismo vasco y responsable de ese chivatazo dentro del caso Faisán.

El caso Faisán no es el caso de un chivatazo. El caso Faisán es una investigación policial abierta sobre un delito de extorsión que financiaba el entorno abertzale y que, como en muchas de las investigaciones abiertas dentro de la lucha antiterrorista, tiene caminos tan complicados que quedan muy lejos de su capacidad para entender lo que significan mil muertos a manos de ETA.

Desde aquí les voy a mandar una tarea. Estudien y lean lo que puedan sobre la organización del perfectísimo Complejo Donosti, y aprendan del enemigo para después poder opinar sobre las acciones que los legítimos gobiernos y sus órganos competentes desarrollan para contrarrestar la barbarie criminalidad de los terroristas.

Cuando sus patéticas personalidades aprendan lo que significa la palabra terrorismo en su más amplio concepto y entiendan que, desde el primer muerto de ETA hasta el último merecen más respeto del que ustedes de ninguna manera jamás podrán entender, entonces y solo entonces estarán habilitados para poder opinar de lo que hoy por hoy no tienen ni puta idea. 

domingo, 13 de octubre de 2013

Dar es mejor que recibir

El verbo vivir se conjuga de muchas maneras.

Como tópico, nos podemos plantear que, vivir es disfrutar cada segundo de nuestra existencia y hacer de ese vivir cada momento como si fuera el último, una extraña sentencia que nos hace sentir más puros.

Lo cierto es que vivir es difícil y la mayoría del tiempo le dedicamos a superar los problemas que nos ofrece nuestro entorno más cercano.

Pensando en solucionar nuestros problemas, tratando de optimizar inexistentes recuerdos para que el mañana sea mejor y corriendo tras la fuente de la eterna juventud como símil de felicidad, pasamos la vida y así siempre se nos olvida la más primigenio.

Se nos olvida Dar.Y curiosamente, Dar es mejor que recibir.

domingo, 6 de octubre de 2013

Alfredo Pérez Rubalcaba

Estamos en una época en la que ocupar cargos políticos de responsabilidad ha dejado de ser una salida a la cantidad de indigentes mentales que en su día encontraron una manera vivir del cuento y se avecinan momentos interesantes, donde al pueblo, no le queda otra que afrontar los siguientes comicios con la decisión de abolir la parte del sistema que esta formado por corruptos en todos los bandos.
Vuelva a ser la hora de empezar con los cimientos de algo que ilusione a la ciudadanía. Ese punto de retorno a la esperanza que el pueblo necesita y que le fue robada por cientos de delincuentes de tres al cuarto que vivieron bajo la protección del azul y el rojo que marca la tendencia de los principales partidos políticos.
No quedan ganas de hablar de Bárcenas como una de las más de mil causas abiertas contra políticos que en los últimos años han saqueado a la gente de la calle y han terminado con las perspectivas de futuro de millones de españoles.
Hay que acertar e ir anticipando decisiones sobre que o quien dirigirá el buque que nos hará desembarcar en un paraíso de transparentes aguas y preciosos atardeceres o por el contrario nos hará naufragar una vez más, chocando contra ese iceberg que la corrupción que acompaña a la crisis nos pone delante una y otra vez. 
Para mí es más fácil criticar a la derecha con la que podría llegar a compartir menos ideas en la forma de obrar. No obstante siempre preferiré mirar dentro de lo mío y así intentar hacer entender que si sabemos hacer un buen trabajo y nos preocupamos de los deberes en el día a día, una izquierda moderna con unas políticas económicas actuales podrían ayudar a sacar al país de esta crítica situación en la que nos encontramos.
Gurtel y la derecha, la sombra de Griñán sobre la corrupción andaluza, desamortizados políticos como Chacón, irregularidades y manejos de Gómez en Madrid, Barcelona, Galicia y los políticos valencianos como ejemplo, dan al traste cada día con los esfuerzos de los españoles y ocultan las virtudes de un país que siempre ha sido el mejor. Cada vez más desigualdad y menos ayudas sociales, más sueldos para unos y atentados a la dignidad que aumentan las diferencias de clase.
Dentro de la derecha o la izquierda, los españoles nos situamos más arriba o más abajo. Ideales, maneras de ver las cosas, propuestas diferentes y encontradas podrían dar lugar a un diálogo que entre todos pudiera consensuar esa salida hacia el frente.
No necesitamos un partido socialista lleno de absurdos compañeros que se toman la política como si de un juego de rol se tratara pensando que la psicología es un arma válida para hacer política, ni tampoco son válidos esos perfectos siempre así, de polo rosa que no diferencian entre personas, animales o cosas.
España necesita experiencia, consenso y sobre todo la inteligencia de gente que con la vocación por bandera se deje la vida en entender que es el responsable de cada uno de nosotros. Para todo ello este que escribe, sigue pensando en Alfredo Pérez Rubalcaba.