martes, 28 de junio de 2016

El Megahueso. Para @ierrejon



Fue a principios del siglo XX cuando quedó acuñado un concepto a través del que se justificaría y canalizaría la manipulación sobre la sociedad. Cualquier persona que haya sido capaz de seguir mis textos, será capaz de entender que estoy a favor de la protección del estado de bienestar y de asumir sin problemas los daños colaterales. Pretendo explicar que, el poder real, diferente del gobierno de turno, tiene la necesidad y obligación de guiar a la gran mayoría de la población hacia una forma de vida que evite los riesgos colectivos.

Alguien dijo alguna vez que la clase media creó el concepto de sociología de masas para ametrallarlas mejor. Y así, una sociedad que tiene que dar gracias por vivir bajo la orientación y movimientos sistemáticos que asumen sin darse ni la más mínima cuenta de ello, a veces incide en erróneos procesos que, de manera momentánea, dan al traste con el estado natural de la evolución de las masas.

En estos últimos años han existido varios errores sobre los que los desconocidos estamentos de poder a los que me refiero, han errado gravemente, poniendo en peligro ese estado de bienestar, la democracia y la propia libertad del individuo.

Lo que estoy escribiendo puede resultar paradójico en el sentido de que contraponer los términos libertad y manipulación, argumentando que parecen solamente uno no debería parecer consecuente. Y estoy seguro que para la mayoría de la iletrada población que nos rodea, llegará incluso a ser inentendible en alguno de sus aspectos. Pero vayamos un poco más allá y quizás con algún ejemplo se podrá entender bastante mejor.

La Primavera Árabe fue un proceso que podríamos definir de muchas maneras pero la única verdad es que fue un sistemático paso a paso de Occidente para democratizar estados del norte de África y Oriente Medio, con fines únicamente económicos. Estos días hace unos diez años que se venía barajando esa idea que, normalmente y debido a los riesgos que llevarla a cabo iba a suponer, tenía muchos informes contrarios que la desestimaban.

En realidad, lo que se contó como una manifestación y rebelión social a partir del pobre Bouazizi en Túnez y que se extendió por Argelia, Omán, Yemen, Sudán, Líbano o Sáhara entre otros muchos países repercutiendo en el mejor de los casos en la destitución y dimisión de gobiernos, solo fue una organizada estrategia para terminar con algunas de las dictaduras que habían acabado su papel y que, en ese momento, ya no servían para nada. Seguir hablando de esto, sería meterme en zona de riesgo y, si bien es cierto que no tengo miedo a nada humano, en estos momentos tomo demasiadas pastillas para generarme el más mínimo dolor de cabeza de más.


Usar a Bouazizi es exactamente igual que poner a Hessel y su pantomima ¡Indignaos! al frente de una rebelión. La paz y el amor son conceptos muy bonitos que en muchas ocasiones, se enarbolan para unir fuerzas contra el poder establecido. Incluso podría estar de acuerdo en que cualquier manifestación conjunta del pueblo siempre está justificada. Y de ahí el error a través del cual quien de verdad controla el poder, protegiendo y a su vez dirigiendo a las masas, permitió el nacimiento de un movimiento de izquierdas tan radical en sus principios que empezó a pensar por sí solo, hasta el punto de que en el día de hoy, es ese mismo movimiento, el Podemos de hoy, el que reniega de sus propios principios.

Todo vuelve a su ser. La naturaleza pone todo en su sitio. Y el control de la sociedad por quien procede, seguirá estando ahí, guiando esa línea de tiempo a la que llamamos, historia.

@ierrejon Casi estoy por ponerme a tu disposición o por ponerte a mi disposición. Podríamos hasta negociar en esos términos. 

lunes, 27 de junio de 2016

Dimisión. ¡Hagan sus Apuestas! ¿Sánchez o Del Bosque?

Ni el terrorismo podemita fue capaz de desbancar a nadie, ni hubo ninguna sorpresa en lo que se refiere a los resultados electorales del 26 de Junio.

El análisis es claro. Las consecuencias se irán sucediendo estos días y, al final y como era de esperar, Mariano Rajoy formará un gobierno de duración incierta, que servirá de puente hacia una estabilidad que España irá recuperando en los próximos dos o tres años.

La lacra de la corrupción ha lastrado a los populares en los últimos tiempos. Pero el ciudadano, que a mi entender sigue siendo un iletrado electoral y sigue sin saber a qué y por qué vota, sí ha sabido entender que para eliminar cierto tipo de corrupción en los democráticos partidos actuales, no tenía que permitir que se instaurara en el país la corrupción total que infringiría una dictadura comunista financiada por Irán y Venezuela. 
Una dictadura que podría tener tintes visiblemente de calaña terrorista que atentaría contra el estado de bienestar.

El Partido Socialista sigue en tendencia bajista y, haciendo gala de los peores resultados de la historia, peligra hasta el punto de empezar a ser uno más de los PASOK o PSI que desaparecieron en favor de los nuevos tiempos que de forma natural entierran los sistemas viejos y grotescos que solo sirven para mantener intereses personales. Cuando son las once de la mañana de 27 de Junio quiero pensar que Sánchez y, aunque no sea público, ya ha hecho prácticamente efectiva su dimisión.

Antes de hablar de lo meramente anecdótico que supone Rivera y ese sucedáneo de organización política que es Ciudadanos, tengo que exponer una idea sobre estas empresas de tres al cuarto que se dedican a inventar falsas encuestas engañosas y fraudulentas sobre las cuales la Fiscalía debería actuar para meter a todas sus cúpulas en la cárcel.

Rivera siempre fue una caricatura interesada en su crecimiento personal. Sin clase, sin envergadura política y sin conocimiento alguno, jamás supo ni le interesó posicionarse claramente al lado de una idea. Esas formas, sin duda alguna, son las que empiezan a labrar el camino a su desaparición.

El voto de Ciudadanos era el voto de los hijos de los votantes del PP que con la idea de la corrupción en la cabeza, se desvinculaban de la matriz para dar esa oportunidad al partido naranja. Ayer este voto volvió a su ser y Albert fue abatido en pleno vuelo. Un vuelo que nunca volverá a remontar y este cuento se acabó.

Solo queda esperar que Sánchez abandone la presidencia del Partido Socialista, y tranquilamente disfrute del partido, que la selección que deberíamos llamar española o de España, en lugar de La roja juega esta tarde contra Italia. Imagino que quedan pocos minutos para que la dimisión se haga efectiva. 

viernes, 24 de junio de 2016

Brexit. El Votante Inglés es Imbécil.

Después de los imbéciles y en sentido ascendente, aparece la nueva figura del votante inglés. 
El político siempre engaña al electorado. Y una vez más, esa teoría de que lo previsiblemente catastrófico se hace realidad, ha terminado por cumplirse.

No es de recibo, que el ciudadano tenga que ser engañado sistemáticamente por cualquier grupo o estamento político. La mayoría de las veces, la población no tiene capacidad de valorar lo que vota y por tanto, en la mayoría de las ocasiones, la tendencia visceral, los impulsos o un momento de debilidad frente a un ininteligible mitin del sinvergüenza de turno, hace que la balanza se incline hacia el lado más negativo para el estado de bienestar de los mismos que eligen.

Gran Bretaña ha decidido abandonar la Unión Europea en la que ingresó hace 43 años. Y las consecuencias, sean las que sean, no han sido valoradas en ningún momento por el elector, que termina su participación en el proceso, al emitir su voto.

Este referéndum no vinculante, abre las puertas a un cambio en las políticas europeas y sobre todo da fuerza a los movimientos euroescépticos. La soberanía de cualquier estado, se puede pretender desde la Unión Europea y pertenecer a ella no significa perder identidad.

Como consecuencias negativas, decir que aunque se normalizarán las caídas de los mercados que en el corto plazo se están produciendo, el desplome de la libra y el refugio de los inversores en el oro, si notaremos una caída del PIB que repercutirá rápidamente en la falta de empleo. Me alegra saber que los datos macroeconómicos sirven para algo más que dar de comer a unos pocos y que en este caso nos anticiparan buena parte de esas negativas consecuencias que nos va a traer la prepotencia del Primer Ministro inglés.  

En cuanto a la exportación, se acabó la libertad de movimiento de bienes por Europa y a partir de que se haga efectiva la salida, será necesario una declaración de exportación que autorice Aduanas. 
Y hay que saber que existen unos plazos de reubicación y almacenaje que ralentizan notablemente cierto tipo de transacciones. Ese encarecimiento de los costes, dará al traste con mucho volumen de negocio entre la Unión Europea y los que nos dejan.

Ahora solo queda que la clase política inglesa haga caso omiso al referéndum y de no ser así y pasados los tres o cuatro años que tardará en materializarse el proceso, negocien a la vez un tratado al estilo de los noruegos, donde estoy sin estar y funciono de la misma manera que los demás. El problema es que Noruega es un país rico por si solo y que necesita de Europa menos que los prepotentes políticos ingleses que el día 23 de Julio de 2016 hundieron política y económicamente al electorado más imbécil que pisa la faz de la tierra.

Gibraltar, Escocia, Irlanda, La City, Londres y ese cuarto de millón de españoles... Me estoy mareando. 

jueves, 23 de junio de 2016

Grabaciones en el Ministerio del Interior

Si viviéramos en Uzbekistán o en la mismísima Siria, que un ministro del Interior o similar fuera grabado en su despacho, no sería de extrañar. Pero independientemente de esa comparación que sirve para abrir este texto, me voy a convertir en uno más de toda la panda de indocumentados que vista esta noticia, más electoral que otra cosa, se pone a opinar de lo que desconoce.

De entrada, estoy totalmente seguro que dicha grabación no se produce en el despacho de Castellana. Y esto es así por diversas razones. La primera de ellas es que hay ciertos lugares en los que los protocolos están por encima de las personas y es por esta causa por la que es prácticamente imposible, por razones técnicas que no vienen al caso, instalar un micrófono en ningún rincón de esa dependencia. Es como si me cuentan que me he reunido en Serrano con Kris y he tenido los cojones de grabarle.

En segundo lugar, y en el párrafo de los cualquieras, estoy totalmente seguro que la por supuesto viciada cúpula policial, que está tan viciada como cualquier cúpula de cualquier otro estamento similar en este o cualquier otra democracia, nada o absolutamente nada ha tenido que ver y creo que cualquier conocimiento que tuvieran de este hecho se produce después de haber sucedido. Por mi parte libero a Villarejo de cualquier posible imputación en este caso.

Y por último, recomendaría desde la más absoluta incapacidad y desconocimiento sobre asuntos de estado, mirar más allá de nuestras fronteras. Es decir, que posiblemente y más que supuestamente, vete tú a saber si para un lado o para otro, haya sido desde el mismo partido popular catalán en conjunto con alguna agencia de detectives, la que coincidiendo con alguna pataleta, hayan sido capaces de llegar a tal aberración.

En cuanto a lo demás, decir que esta noticia me agrada porque me ha posicionado más a la derecha. Y que por tanto, si a alguien poco dudoso como yo le repercute de esta manera, imaginemos los escaños que con ella han ganado los populares. Por otra parte, un señor que no era santo de mi devoción, como no lo era el ministro Fernández, es ahora un simpático caballero que me empieza a interesar y al que voy a condonar todas sus deudas conmigo. Así sucesivamente, creo que esa guerra interna que tienen los populares, está beneficiando al país para erradicar a la izquierda que nos viene.


La parte técnica es mucho más aburrida, pero emplazo a cualquiera a realizar la escucha de esa grabación para comprobar la nitidez de la misma y por otra parte calcular lo lejos que se le oye al ministro y lo cerquita que tenía el móvil, otro caballero que estaba por ahí, del que no me acuerdo de su nombre. 

miércoles, 22 de junio de 2016

La Xenofobia de Pedro Sánchez

No. Pedro Sánchez, no es xenófobo. Pero de cualquier manera, eso no sería lo que más llamara la atención en una sociedad que ha perdido la mayoría de los valores fundamentales que determinan la convivencia entre las personas. El candidato socialista a la presidencia del gobierno, podría ser algo peor. Algo que se mama desde la infancia a través de la educación que recibimos. 

Pedro Sánchez podría ser un aséptico y enfermizo clasista. Cómodo en el trato con una fácil y preparada puesta en la escena televisiva, e incluso eficaz, detrás de esa imagen impoluta de niño de generosos modales, Pedro Sánchez podría esconder un rechazo al trato y al contacto con la gente de la calle, con el ciudadano de a pie, siendo este, negro, blanco, amarillo o del color del alma. A Pedro Sánchez le podríamos dar asco.


Recuerdo mis no muchas reuniones con él. El intercambio de opiniones en un congreso en el que los dos estábamos a favor de cualquier cosa que se enfrentara a Gómez en Madrid, uno o dos cafés a solas en las cercanías de Ferraz y para de contar, porque Pedro Sánchez no me transmitió ni la más mínima confianza y nunca más he pretendido acercarme a él.

No trato de criticar al primer espada de los socialistas españoles. Es más, nunca podría decir que fuera mala persona en el quehacer diario, pero es evidente que alguien que aspira, aunque solo él lo crea, a presidente del gobierno de un país, debería de ofrecerse más, transmitir más y bajarse al ruedo, incluso para caer mal a la gente.

El PSOE vuela sus últimos vientos y en estos momentos que con voz triste releo este texto, me pregunto si todavía habría alguna solución para que las buenas personas, que esas seguro que lo son, con las que ayer compartía un litro de cerveza en la caseta socialista en las fiestas de Torrejón de Ardoz, no pierdan la ilusión y sigan luchando por sus creencias. Con mi voto hace muchos años que no pueden contar.

jueves, 9 de junio de 2016

Cadena Ibérica - Territorio Lince. Tertulia 7-6-2016

Territorio-Lince

Carlos Martínez-Cava Arenas -Abogado y Escritor
Fco. José Fernández-Cruz Sequera - Abogado
Juan Antonio Balsalobre Alcalde


Alejandro Fernández. Culpable y a Prisión.

Foto: Alejandro Fernández junto a su abogado, Javier Gómez Rosales (EFE)

Siempre se ha dicho que la justicia es coja. Pero fue Horacio, el que usando esa metáfora, aseguraba que eran pocos los criminales que escapaban a ella.

En mi opinión, no es justo entrar en la cárcel por errores de juventud y aún menos cuando estos son de índole económico.  Por otra parte, tampoco debería de estar bien, que en términos generales y tras cometer ciertos delitos, un individuo integrado en la sociedad tenga que ver sesgada su vida con todas las consecuencias que eso conlleva, por la entrada en prisión, por algo que ocurrió hace seis o siete años.

Alejandro fue detenido hace mucho tiempo  y posteriormente juzgado. En la actualidad ha sido condenado a uno y cuatro años, por estafa y tenencia de tarjetas de crédito destinadas a su tráfico, respectivamente. Si en ese momento hubiera ingresado en un centro penitenciario por los delitos juzgados y tipificados en los artículos 248, 249 y 349 del código penal, no habría pasado nada.

Por otra parte, estoy totalmente seguro que la situación actual de Alejandro y el camino recorrido desde aquellos hechos hasta hoy, ha sido de una trayectoria normal y ni que decir tiene que, muy probablemente haya conseguido ser un hombre de provecho. Sería muy probable pensar que gracias al sistema jurídico y tras esa detención, Alejandro se haya reconvertido en alguien de provecho y totalmente integrado en el conjunto de la sociedad.

Pensemos también por un momento en los recursos y peticiones de indulto, que siendo necesarios, son usados como arma de las defensas para ralentizar los procesos jurídicos dentro del sistema. Ideas que al final, nos dejan ante un escenario polémico estos días.

¿Es Alejandro un criminal? Se comportó como tal y es muy seguro que si no hubiera sido pillado, en este momento estaría cumpliendo una condena más larga y con apenas garantías de ninguna reinserción.

Cabeza y corazón. Mi corazón se entristece como el de cualquiera, por el hecho que implica que, Alejandro tenga que afrontar cinco años de privación de libertad. Mi cabeza dice que es culpable de varios delitos y debe de pagar por ellos.

Quizás todos tengamos razón. Los que pensamos con el corazón y perdonaríamos el error de juventud del actual preso y también los que con la ley en la mano, entendemos que hay que pagar por los crímenes cometidos.

¿Quién es capaz de juzgar? Solamente los jueces en base a un código. Y no hay otra respuesta, porque lo demás sería demasiado subjetivo y absurdo.

Me ofrezco a cumplir un día de privación de libertad, para que le sea descontado a él. O dos.

(Fotografía. EFE)