miércoles, 14 de junio de 2017

¡Comerme la Polla!

En España hay mucho indigente mental, llámense también políticos independentistas o sencillamente gilipollas de turno. La política valenciana está de capa caída y de esta guisa ha sido el Partido Socialista que encabeza Ximo Puig, al que no le recuerdo de ninguna universidad y que preside esa Comunidad, el que al menos, ha permitido la puesta en escena de una nueva publicación que como guía de lenguaje no sexista, se va a poner de moda entre los sanitarios valencianos. 

Durante cientos de años nos hemos dedicado a procurar la extinción de cientos y cientos de animales que antes de tratar con nosotros, campaban a sus anchas por aquí o por allá. El dodo, vivió en Isla Mauricio hasta que en el S.XVII llegó algún valenciano que arrasó con él. Algo parecido le sucedió al Rinoceronte Lanudo, un relativamente pacífico bicho que corría por Asia hasta que los independentistas catalanes le confundieron con la materia prima necesaria para hacer veinte abrigos.

Así sucesivamente podríamos hablar de radicales, que parece, habiendo terminado con los dientes de sable, carpinteros imperiales, mamuts o focas monje, se han puesto como objetivo acabar con nuestra propia especie. Y es que cada día que estos engendros, salen a la luz por alguna noticia, nos podemos fácilmente percatar, que el ser humano español, está en un proceso de extinción irreversible. 

A partir de este momento y segun la Generalitat Valenciana, no podemos emplear expresiones del tipo, mi médico habitual o muchos piensan, ya que la guía informativa recomienda que las cambiemos por otras similares, como acudir a mi consulta médica habitual o como mucha gente sabe. De esta manera eliminamos las palabras de género masculino tan clásicas y totalmente arraigadas entre nosotros.

Me pregunto una cosa. ¿Cómo me tengo que dirigir a esta gente del gobierno valenciano para decirles que me coman el rabo? ¿Y para comunicarles que estoy hasta los cojones de ellos? Es evidente y sonaría mal, cambiar rabo por raba y cojones por cojonas, así que que solo me quedará la palabra polla, como femenino y singular, para dirigirme a ellos de la única manera que se merecen. ¡Comerme la polla!

martes, 13 de junio de 2017

Amancio Ortega y esa Puta Donación

Resultado de imagen de amancio ortega

¡De cualquier manera! En forma de esquema, novelado o incluso en verso, sobradamente se entendería este texto. ¡De cualquier manera!

A través de la Fundación Amancio Ortega se realiza una importante donación que irá destinada a luchar contra el cáncer. Acto seguido han sido varias, las personas que se han pronunciado en contra de ella, con argumentos propios de sectarios movimientos radicales que tienen como finalidad, el deterioro de la sociedad.

Después de eso, mi postura pasa por desear que, Guillermo de la Barreda, presidente de la federación canaria de la Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública y exsecretario insular de Sanidad del PSOE de Tenerife, Jorge Barrón, miembro de la junta directiva de esa misma asociación en Euskadi, Luisa Lores, radióloga en el Complexo Hospitalario de Pontevedra o Carmen Sánchez Bellido, neumóloga en el hospital Royo Villanova de Zaragoza, exdiputada de Izquierda Unida en el Parlamento de Aragón y autora del libro La contrareforma sanitaria. Análisis y alternativas a la privatización de la sanidad pública, sean infectados por alguna enfermedad que solo el dinero pueda curar y que no reciban ninguna ayuda para ello. O todavía mejor, que contraigan un cáncer terminal que les lleve a la muerte y así en el último instante de su agonía puedan entender que la empatía entre seres humanos es un concepto que hay que poner en práctica, aunque tengamos más suerte que los demás. 

Esta situación es comparable a la de esa parte de la comprensiva sociedad, que no entienden la pena de muerte como opción a la solución de muchos males de nuestro tiempo, eso si, siempre y cuando que la víctima del pederasta a ejecutar, no haya sido su propio bebe. 

Esta es la hipocresía de la sociedad en la que vivimos. Una sociedad compuesta de miserables y tóxicas almas, malignas por antonomasia y que buscan el protagonismo a través del dolor de los demás. 

¿Y si mejor que un cáncer terminal, les deseo un sufrimiento eterno? Tengo claro que Dios no existe y eso solo significa una cosa. El Diablo siempre esta entre nosotros adoptando la forma humana de estos hijos de puta que no parecen de este mundo.



sábado, 10 de junio de 2017

Europa Aplaude el Yihadismo

Resultado de imagen de terrorismo sanguinari

Los atentados terroristas producidos en Europa en los últimos tiempos, no son actos aislados producidos por individuos desarraigados con tendencias suicidas, sino capítulos de una enfermiza y declarada guerra abierta por una civilización diferente a la nuestra, anclada siglos atrás, polarizada hasta el extremo y que tiene como fin, nuestro exterminio.

Europa se duerme. Las políticas fallan e incluso esa parte de la sociedad que entendemos como intelectual, ha llegado a tratar al verdugo yihadista de turno, como víctima abatida por nuestros servicios de defensa. El yihadismo es el enemigo y como tal hay que tratarlo.

Imaginemos que todos los ciudadanos europeos entendiéramos la yihad como una guerra de todos los musulmanes contra Europa y dejáramos a un lado esa educación que nos hace decir, que solo se trata de un conflicto que unos pocos locos mantienen en nombre de Alá. Si esto fuera así, seríamos  sin más, tratados de burdos animales sin cultura y lo que es peor, sin sentimiento hacia los demás.

Sin embargo, para el fundamentalista islámico que atraviesa un paseo repleto de gente con un camión dejando decenas de muertos a su paso, para el musulmán que en pleno concierto hace explotar una bomba o para aquel que fusil en mano, sentencia la vida de quien se le pone por delante, todos somos igual de enemigos. Entonces, ¿por qué yo tengo que ser diferente?

Hace mucho tiempo que dejé de visualizar asquerosas tertulias repletas de perroflautas y corruptos de patética imagen, que contrastan con trajeados energúmenos de la misma clase, de los que no tienen ni pajolera idea de los temas que tratan y que además brillan por su escasa capacidad sensitiva. Pero a todos nos tiene que quedar claro, que mucha culpa de lo que está pasando y además de la que tiene parte de la clase política de mierda en su mayoría que existe en nuestro país, la tiene la propaganda que llega a la limitada e incapacitada sociedad, que formamos todos.

¡Somos una panda de imbéciles y tenemos lo que nos merecemos! Estamos dejando que nos maten a las puertas de nuestras casas, en nuestras salas de ocio y en nuestros paseos. Nos matan en el camino al trabajo, en nuestras propias casas y donde en definitiva nos pillen. ¿Y qué hacemos?  Ni más ni menos, que seguir defendiendo una sociedad multicultural y consentidora, de fronteras abiertas por las que entran los asesinos que mañana nos van a quitar la vida y seguimos nombrando políticos que defienden independentismos y normas que son nuestras sentencias de muerte.

¿Cuánto importan nuestros padres y nuestros hijos? Para muchos ya sabemos que absolutamente nada, pero nosotros mismos, muchas veces dejamos mucho que desear y aunque sea muy triste reconocerlo, la sociedad multicultural que estamos promocionando, nos hace ser igual que ellos. Es decir, ciudadanos de la peor calaña posible a los que no nos importan ni nuestros muertos. 

Levantemos las manos y encendamos muchas velas, mientras esperamos que en tres, seis o nueve días, nos maten a otros cuantos de nuestros familiares.  ¡Aplausos!

martes, 6 de junio de 2017

¡ Adiós !

Resultado de imagen de padel

Que conste que no será por falta de ganas, pero desde este momento se acabaron muchos de los riesgos físicos que prácticamente hasta la fecha, estaba asumiendo. 

Mi situación física no es buena y después de probar lo que humanamente posible estaba a mi alcance, solo queda pasar por un quirófano en lo que se supone sería una intervención muy complicada y de las que hasta la fecha, se han realizado muy pocas, no todas con éxito. Las recomendaciones de los neurocirujanos se basan en que, solamente cuando no quede más remedio, debería de someterme a dicha operación. Pero... ¿Qué significa no quede más remedio? ¿Significa eso no poder incorporarse de una cama cada mañana? ¿No poder salir del asiento de un vehículo? ¿No poder estar sentado más que un poco de tiempo? ¿No poder andar? Eso lo vivo cada día, hasta el momento que la química empieza a funcionar.

Hasta ahora la solución ha sido tirar de esos mágicos y salvadores fármacos de primer nivel, que camuflan cualquier dolor y hacen que la psicomotricidad de mis piernas no quede anulada en su totalidad. Pero estos dos últimos días, la mezcla de etoricoxib, diazepam y oxicodona, me ha pasado factura y después de algún esfuerzo de más que realicé durante el fin de semana, incluido el ridículo, normal para cualquier persona, después de 48 horas, todavía tengo un mareo permanente y una visión borrosa, que acompañada de un adormecimiento, que me hace pensar que algo no me está haciendo bien.

Acabo de cumplir 49 años y aunque para bien o para mal, tengo que reconocer que, por razones que no vienen a cuento, no tengo miedo a nada que exista en este planeta, si me preocupa el hecho de tener que depender de terceros para realizar cualquiera de las funciones normales que conlleva ser una persona. Y ese es el camino que en este momento estoy llevando. 

Hasta ahora no he sabido decir que no a muchas cosas, que no me repercutían nada más que malamente en la lesión que tengo desde el día en que vine al mundo. Pero después de estos últimos días y de pensar mucho en las consecuencias que tendría seguir llevando cierto tipo de vida, ha llegado el instante en el que tengo que decir adiós a muchos momentos que comparto con muchos de los que vais a leer esto.

No hace falta mucho más para entender que todo el mundo sabe de lo que estoy hablando y que todo ha sido muy bonito, aun con muchos dolores, mientras duró.